21 de septiembre de 2011

Brasil.- Rousseff cree que la crisis económica es "demasiado seria" como para ser "administrada por pocos países"

Dice que la "mayoría" de los países considera que "llegó el momento" de reconocer al Estado palestino

NUEVA YORK, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha asegurado este miércoles que la crisis económica internacional es "demasiado seria" como para ser "administrada por pocos países" y ha hecho un llamamiento a establecer con "urgencia" medidas "claras" que busquen una salida consensuada a esta situación.

Rousseff ha sido la encarga de dar inicio a las intervenciones de los jefes de Estado en la 66 Asamblea General de la ONU, convirtiéndose en la primera mujer en la historia de la organización que abre estos debates.

En su discurso, la mandataria ha hablado sobre los efectos de la recesión en las grandes potencias y en los países emergentes como Brasil, y ha pedido una mayor cohesión entre los gobiernos para superar la crisis económica y los momentos "extremadamente delicados" que vive actualmente el mundo.

"Hoy nos unimos todos y si seguimos juntos saldremos vencedores o de lo contrario saldremos todos derrotados", ha advertido Rousseff, llamando a poner fin a "los desequilibrios entre las naciones".

"Debemos encontrar soluciones efectivas, rápidas y verdaderas porque esta crisis es demasiado seria para ser administrada por pocos países", ha considerado.

A su juicio, la ONU debe establecer con "urgencia" salidas "claras de cohesión política y coordinación macroeconómica con políticas fiscales que deben ser sometidas a evaluación constante". "Es vital combatir esta plaga y evitar que se extienda", ha reiterado.

CASO PALESTINO

Rousseff --quien el pasado enero asumió la Presidencia de Brasil, miembro no permanente del Consejo de Seguridad-- ha asegurado que la "mayoría" de los países que componen las Naciones Unidas cree que "llegó el momento" de reconocer al Estado palestino porque es uno de los caminos para conseguir una "paz duradera" en Oriente Próximo.

En esta Asamblea General, el caso de Palestina y su reclamo por ser considerado un Estado miembro ha robado cierto protagonismo a otros asuntos como la crisis internacional y el cambio climático.

"La mayoría de los países de esta Asamblea creemos que llegó el momento de tener a Palestina aquí representada", ha asegurado la mandataria brasileña, al manifestar su posición a favor de la propuesta del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

"El reconocimiento al derecho legítimo del pueblo palestino y su soberanía e independencia amplía las posibilidades de tener una paz duradera" en Oriente Próximo, ha insistido.

RECHAZO A INTERVENCIONES EXTRANJERAS

Rousseff ha alertado además de las consecuencias que han dejado en el mundo las intervenciones de las naciones más poderosas a otros países y ha exhortado a "buscar soluciones por el eje de la democracia", al tiempo que ha pedido realizar reformas al Consejo de Seguridad.

"El mundo sufre hoy las consecuencias de las intervenciones extranjeras que han permitido la entrada del terrorismo donde no existía antes", ha expresado. "Repudiamos las represiones brutales que afectan a la población civil, el recurso de la fuerza debe ser la última alternativa", ha indicado.

"La actuación del Consejo de Seguridad de la ONU es esencial y sus decisiones serán más acertadas cuando se realicen verdaderas reformas", ha sugerido Rousseff, al considerar que la legitimidad del organismo "depende cada día más de sus reformas".