14 de abril de 2014

Rousseff no aceptará ataques políticos contra Petrobras

Rousseff no aceptará ataques políticos contra Petrobras
REUTERS

RÍO DE JANEIRO, 14 Abr. (Reuters/EP) -  

   La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, fustigó este lunes a los críticos con la empresa petrolera estatal Petrobras y ha asegurado que las acusaciones de corrupción, sobrecostos y estancamiento contra la empresa tienen una motivación política.

   En un discurso durante una visita oficial al estado de Pernambuco, noroeste de Brasil, Rousseff ha defendido a la petrolera brasileña en unos momentos en que se enfrenta a la apertura de una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI), que pretende investigar los contratos de la estatal en el Congreso Nacional.

   La CPI ya tiene su requerimiento firmado por el partido Socialista Brasileño (PSB), del cual forma parte el candidato pré-presidencial Eduardo Campos.

   De acuerdo con la mandataria, Petrobras no puede permitir que "acciones individuales y puntuales" destruyan su imagen, considerando que la empresa es la imagen del país sudamericano.

   "No podemos permitir, como brasileños que aman y defienden este país, que utilicen acciones individuales y puntuales, para intentar destruir la imagen de nuestra empresa más grande", señaló.

   Rousseff advirtió de que no se quedará callada ante la campaña que se está llevando a cabo contra la empresa estatal que es la más "exitosa del país" sudamericano y dejó claro que "nadie conseguirá quitar este título". Además señaló que el Gobierno del ex presidente Luís Inácio Lula da Silva y el suyo fueron los responsables de levantar la empresa.

   La mandataria, que está en el estado de Pernambuco para cumplir compromisos -el lanzamiento del buque Dragón del Mar, del Astillero Atlántico Sur, en el Complejo de Suape y la inauguración de la primera etapa del gaseoducto de Pajeú- ha utilizado hechos de la historia petrolífera de Brasil y de la de Petrobras para defender la imagen de la empresa.

   "Petrobras jamás se confundirá con cualquier mal hecho, con corrupción de cualquier persona, de las menos a las más graduadas".

   Rousseff también dijo que los críticos de la empresa estaban manipulando datos y que los hace responsables de la disminución del precio de las acciones de la compañía en los últimos años.