15 de agosto de 2006

Brasil.- Termina el debate entre los candidatos presidenciales con la ausencia de Luiz Inacio 'Lula' Da Silva

BRASILIA, 15 Ago. (EP/AP) -

La campaña por la presidencia de Brasil se inició oficialmente la noche del lunes con la ausencia destacada del presidente Luiz Inacio 'Lula' da Silva, y centrado en la lucha contra la corrupción y las reformas económicas en el país.

En la primera ronda de preguntas del debate, organizado por la televisora privada Bandeirantes, salió adelante la senadora izquierdista Heloisa Helena Lima de Moraes, quien, con la ventaja de ser la última en ser consultada, manifestó "tristeza e indignación" por la ausencia de Lula y anunció que en un gobierno suyo los únicos que perderían serían "los banqueros y los políticos corruptos".

Pero el candidato socialdemócrata y ex gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, también buscó reducir la ventaja de más de 20 puntos porcentuales que le separa de Lula y frenar el impulso que lleva la senadora izquierdista y que amenaza su posición de segundo lugar de cara a las elecciones generales del 1 de octubre.

Alckmin y la senadora, conocida aquí como Heloisa Helena, aspiran a reducir la ventaja de Lula y forzar un segundo turno, previsto para el 29 de octubre. El ex gobernador de Sao Paulo prometió "rescatar la esperanza con la honestidad" y juró dar crecimiento económico a Brasil.

Los otros tres candidatos, el social liberal Luciano Bivar, el socialcristiano José María Eymael y el laborista Cristovam Buarque, todos con aproximadamente el 1% de los votos, según las encuestas, abordaron temas similares. Buarque, ex ministro de Educación de Lula, coincidió con la senadora izquierdista y ex compañera cuando ambos militaban en el Partido de los Trabajadores (PT), de Lula, en la necesidad de hacer que Brasil avance en la educación como base de solución para los mayores problemas del país.

Alckmin escogió a la senadora para lanzar su primera pregunta e interrogarla sobre su propuesta para la salud. Para la senadora fue una invitación para hablar en general de su plan para reducir drásticamente las tasas de interés "que favorecen a los banqueros" y obtener unos 90.000 millones de reales (más de 40.000 millones de dólares) para invertir en la salud.

El rumor de la ausencia de Lula había corrido durante gran parte de la mañana. Sólo pasado el mediodía el portavoz para la prensa internacional en la campaña de Lula, Giancarlo Summa, dijo que el mandatario no asistiría.

Tarso Genro, ministro de Relaciones Institucionales y el encargado de las relaciones entre el poder ejecutivo y el congreso, indicó que el debate no sería un verdadero choque de propuestas, sino una oportunidad para que todos los otros aspirantes criticaran al mandatario, favorito en las encuestas de opinión, según indicó el diario 'Folha' de Sao Paulo.

El debate promovido por la red privada de televisión Bandeirantes se extendía mas de una hora en los estudios de la red en Sao Paulo.

El jueves pasado, en una entrevista en vivo de poco más de 11 minutos con el informativo 'Jornal Nacional' de la cadena Globo, Lula --que está en su quinta campaña electoral de su carrera política-- cometió varios errores con cifras y frases, y se mostró visiblemente nervioso.

Otros candidatos como Alckmin y la senadora Heloisa Helena también fueron entrevistados días antes por Globo y aunque en ocasiones fueron sorprendidos por algunas preguntas o evadieron dar una respuesta directa, parecieron mucho más tranquilos y seguros que Lula.

Una reciente encuesta del instituto privado Sensus reveló que para una mayoría de 78,9% de los entrevistados Lula debería participar en los debates electorales de los candidatos, frente a un 14,6% que afirmó que el mandatario no debería asistir. Un 6,5% dijo no saber o no respondió, indicó el sondeo de Sensus, cuyas muestras tienen un margen de error de dos puntos porcentuales.