20 de marzo de 2007

Brasil.- Touriño y el gobernador de Bahía estudian hermanar Galicia y este estado para afianzar "flujos de cooperación"

Analizan la posibilidad de establecer intercambios entre jóvenes de ambos territorios para "familiarizarlos" con el idioma y la cultura

SALVADOR DE BAHÍA (BRASIL), 20 Mar. (De la enviada especial de Europa Press, Eva Martínez) -

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, y el gobernador de Bahía, Jaques Wagner, analizaron hoy la posibilidad de hermanar Galicia con el estado brasileño, con el objetivo de intensificar el intercambio entre ambos territorios y "abrir campo" para una presencia más destacada en cada uno, con el objetivo de consolidar "flujos de cooperación importantes".

Tras la reunión de una hora que mantuvieron en el Palacio de Ondina en la última jornada de la visita de cinco días de Touriño a la república federativa, el gobernador informó de la connivencia de ambos mandatarios por impulsar esta propuesta, planteada por el diputado en el Parlamento de Bahía Javier Alfaya, cuyos progenitores eran naturales de Redondela (Pontevedra).

Además, Touriño y Wagner evaluaron otras posibilidades para consolidar los lazos de unión entre sus respectivos territorios, como la de "estimular" el intercambio de jóvenes a ambos lados del Atlántico, mediante programas de estancia con familias que les permita "familiarizarse" no sólo con el idioma, sino también con la cultura de Galicia y de Bahía.

Asimismo, repasaron otras "líneas de trabajo" para promover "posibilidades de acercamiento" en ámbitos como el económico, puesto que, según el presidente de la Xunta, los contactos empresariales deben constituir "el segundo eje" de las relaciones. Por ello, en la entrevista abordaron cuestiones relevantes, como las vinculadas a la pesca y las posibilidades de establecer bases logísticas.

El propio gobernador trasladó a Touriño su interés por que los barcos gallegos que faenan en aguas internacionales cuenten con una plataforma operativa de aprovisionamiento y, en este sentido, el mandatario gallego aprovechó ayer su reunión con el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, para trasladarle este interés.

OTRAS COLABORACIONEDS

De igual modo, en la jornada de hoy, los dirigentes estudiaron otros escenarios de colaboración mutua, como la sanidad pública, que se materializará con la firma de un convenio entre el Hospital Espanhol de la ciudad de Salvador con el Hospital de Santiago de Compostela, o la cultura, que según Touriño cuenta ya con un "soporte" basado en la "amplia comunidad gallega que durante años se ha venido afincando aquí".

En esta línea, el titular autonómico abogó por "proyectar hacia el futuro" estas potencialidades, mientras que el gobernador de Bahía confió en que este primer contacto "fructifique en intercambios culturales y en el área empresarial", que se podrán concretar en una futura visita a Galicia que Jaques Wagner se comprometió a realizar, en respuesta a la invitación cursada por Touriño.

Así, los dos coincidieron en los elementos comunes que caracterizan sus trayectorias, tanto por afinidad ideológica como por el hecho de que, en ambos casos, su llegada al poder supuso la alternancia tras 16 años de gobiernos conservadores. Además, el gobernador informó de que el propio Lula da Silva lo llama "gallego" por la palidez de su piel y añadió que numerosos altos cargos de su Gabinete son de origen gallego.

La reunión supuso la primera cita del presidente de la Xunta en su último día en Brasil, en el que presidirá una comida en la Sociedad Española de Salvador, inaugurará la exposición 'O sorriso de Daniel' en el Instituto Cervantes y recibirá la Medalla del Fundador de la Ciudad por parte de la Municipalidad de Salvador, en reconocimiento al trabajo de la colonia gallega en el estado.

NORMALIDAD

En este sentido, la agenda del presidente pudo finalmente desarrollarse con normalidad, puesto que, a última hora de ayer, problemas con el vuelo chárter que preveía trasladarlo de regreso desde Brasilia tuvo problemas y estuvo a punto de modificar los planes previstos. Así, el aeroplano en el que viajaba junto con parte de su comitiva y un grupo de periodistas no pudo salir por cuestiones técnicas, lo que obligó a movilizar alternativas cuando apenas quedaban vuelos a la capital de Bahía.

En principio, la delegación de la Xunta logró encontrar diez plazas en un vuelo comercial que vio retrasada su salida hasta una hora, pero, al final, los 30 miembros de la expedición lograron una plaza para todos y pudieron abandonar la capital del país para regresar a Salvador, tras la jornada en Brasilia con motivo de la entrevista de Touriño con Lula da Silva.