El Tribunal Supremo Electoral de Brasil rechaza la candidatura presidencial de Lula da Silva

El Tribunal Supremo Electoral de Brasil rechaza la candidatura presidencial de Lula da Silva
1 de septiembre de 2018 REUTERS / STRINGER .

BRASILIA, 1 Sep. (Reuters/EP) -

El Tribunal Supremo Electoral de Brasil ha establecido este viernes que el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que en estos momentos se encuentra en prisión, no podrá presentarse este año a las elecciones presidenciales por haber sido condenado por corrupción.

La sentencia, emitida por una mayoría de cuatro votos a favor frente a uno en contra, aclara algunas de las dudas que rodean a estos comicios, los más tensos que vive el país en décadas.

Los abogados del expresidente ya han declarado que recurrirán la decisión del tribunal ante el Supremo. Lula da Silva, a pesar de encontrarse en prisión, lidera casi todas las encuestas como candidato a las elecciones, previstas para el próximo 7 de octubre.

Todo indica a que al ser excluido Lula, su candidato a la vicepresidencia, el exalcalde de la localidad de Sao Paulo Fernando Haddad, encabezará la candidatura presidencial del Partido de los Trabajadores (PT).

Haddad ha estado haciendo campaña pero no puede participar en los debates presidenciales. El apoyo de los votantes a Haddad dependerá de la capacidad de Lula para transferirle su apoyo.

Lula fue encarcelado en abril en el marco de una condena a 12 años de prisión por recibir sobornos. Con 6 votos a favor y uno en contra, el TSE rechazó este miércoles la denuncia de Lula contra las cadenas de televisión, que habrían ignorado al líder izquierdista dado su encarcelamiento. Lula argumentó que seguiría siendo un candidato oficial a la Presidencia hasta que el TSE decidiera si podía presentarse al cargo.

El Supremo Tribunal Federal de Brasil evaluará en septiembre la apelación de Lula para ser liberado y poder sumarse a la campaña presidencial que ya está en marcha.

Incluso si Lula es puesto en libertad mientras espera el resultado de las apelaciones a su condena, las leyes electorales brasileñas prohíben las candidaturas de aquellos cuyos veredictos de culpabilidad han sido ratificados en una primera apelación, como es el caso de Lula.