23 de octubre de 2012

Brasil.- El TS condena a tres ex colaboradores de Lula y a otras seis personas en "el juicio del siglo"

BRASILIA, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo Federal (STF) de Brasil ha dictado este lunes la sentencia del 'caso mensalao', conocido también como "el juicio del siglo", condenando a tres ex colaboradores cercanos del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, a un gran empresario y a otras cinco personas al considerar que crearon un "grupo criminal" para comprar apoyos políticos en el Congreso.

La mayoría de los magistrados han entendido que los condenados se agruparon en tres núcleos --político, publicitario y económico-- para comprar los apoyos políticos que fueran necesarios en el Congreso a favor del Partido de los Trabajadores (PT) con el fin de garantizar la estabilidad del Gobierno de Lula (2003-2010).

El STF ha determinado que con este objetivo los miembros del grupo criminal desviaron grandes cantidades de dinero de los fondos públicos para sobornar a los parlamentarios, haciendo pasar las dádivas por préstamos a empresas ficticias.

El presidente del alto tribunal, Carlos Ayres Britto, ha considerado que se trata de un caso que pone en peligro la "paz pública", ya que "se nutre de la confianza del pueblo en el Estado". "No podemos permitir que el tren del orden político esté bajo la amenaza del descarrilamiento", ha dicho.

Para el decano del STF, Celso de Mello, se trata de "uno de los episodios más vergonzosos de la historia de Brasil". "Los condenados crearon una cúpula de poder, atentando gravemente contra las instituciones democráticas, porque degradaron la actividad política convirtiéndola en una plataforma criminal", ha indicado.

En la misma línea se ha expresado el ponente del 'caso mensalao', Joaquim Barbosa. "La creación de un grupo criminal por parte de personas que usan traje y corbata provoca un desasosiego todavía mayor que el que generan los crímenes de sangre", ha considerado, en declaraciones recogidas por el diario 'Folha'.

No obstante, los magistrados Ricardo Lewandowski, Dias Toffoli, Rosa Weber y Cármen Lúcia han considerado que no ha quedado demostrado que fuera un "grupo criminal", apuntando que se trata más bien de una serie de personas que se unen en un determinado momento para comenter un delito específico.

LOS CONDENADOS

Así, por seis votos a cuatro han sido condenados el ex jefe de Gabinete José Dirceu, el ex presidente del PT José Genoino, el ex tesorero del PT Delúbio Soares, el gran empresario Marcos Valério, sus socios --Ramón Hollerbach y Cristiano Paz--, una de sus trabajadoras --Simone Vasconcelos-- y dos empleados de Banco Rural --Kátia Rabello y José Roberto Salgado--.

Los seis magistrados han coincidido en señalar a Dirceu como el "cerebro" de la trama de sobornos, sosteniendo que "se unió al Gobierno de Lula con el único objetivo de corromper a los parlamentarios para formar una base aliada del PT".

En cuanto a los otros dos ex colaboradores cercanos de Lula, los seis magistrados han determinado que Genoino participó activamente en las negociaciones con los partidos políticos con representación parlamentaria y que se encargó de gestionar los sobornos, mientras que Soares ejerció un papel secundario.

Además, han absuelto al ex vicepresidente de Banco Rural Ayanna Tenorio y a una ex trabajadora de Valério --Geiza Dias--, mientras que han dejado sin definir la situación de otro empleado de Banco Rural --Vinicius Samarane--, debido a un empate de votos, aunque lo más probable es que sea absuelto.

A partir de este martes, los diez magistrados del alto tribunal empezarán a estudiar las penas correspondientes para cada uno de los condenados, que podrían llegar a superar los 30 años de prisión.

EL "JUICIO DEL SIGLO"

El caso se destapó en 2004, cuando la prensa brasileña denunció que el entonces y ahora gobernante PT había comprado favores políticos para obtener apoyos en el Congreso, desviando unos 101 millones de reales (unos 40,5 millones de euros) de los fondos públicos.

El PT habría sobornado a los legisladores del Partido Progresista (PP), del Partido Laborista Brasileño (PTB), del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y del Partido Liberal (PL), extinto en 2006 y reconvertido en el Partido de la República (PR).

En total, ha habido 38 ex ministros, ex diputados, banqueros y empresarios imputados por los delitos de corrupción, peculado, blanqueo de dinero, evasión de divisas y formación de organización criminal, entre otros.

Tras tres meses y 39 sesiones de proceso judicial, el alto tribunal ha condenado a 25 de los 38 imputados --incluyendo la sentencia de este lunes-- por corrupción activa y pasiva, blanqueo de dinero, gestión fraudulenta, evasión de divisas y asociación delictiva.

Lula, que no figura entre los acusados, ha negado en todo momento que supiera que miembros de su partido político y de su Gobierno habían organizado semejante trama de corrupción. En medio del escándalo, el ex presidente pidió perdón y consiguió la reelección en 2006. Su popularidad se ha mantenido siempre en niveles muy altos.