Los brasileños expatriados votan en Madrid en unas elecciones "muy polarizadas"

Los brasileños expatriados votan en Madrid en unas elecciones "muy polarizadas"
28 de octubre de 2018 REUTERS / RICARDO MORAES

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Miles de brasileños están llamados a votar este domingo en España en unas elecciones presidenciales que, en palabras del cónsul Renan Paes-Barreto, están "muy polarizadas", como queda de manifiesto con las diferentes posiciones expresadas por seguidores de Jair Bolsonaro y Fernando Haddad.

Unos 15.000 brasileños tienen derecho a votar en España, aunque Paes-Barreto estima que serán algo más de 4.000 quien participen en esta histórica jornada. El cónsul ha reconocido, en declaraciones a Europa Press, que "es posible que haya más" participación que en la primera vuelta debido precisamente a la polarización política.

Las urnas, como en el caso de Brasil, estarán abiertas hasta las 17.00 (hora peninsular en España) y está previsto que los resultados de la votación entre los expatriados se conozca en cuestión de horas, en torno a las 19.00 horas, ha explicado Paes-Barreto desde la Casa do Brasil.

Educación, salud y violencia son las preocupaciones más citadas entre quienes han acudido este domingo a ejercer su derecho. La inseguridad es, a su vez, el mensaje más repetido por los seguidores de Bolsonaro, un dirigente ultraderechista que ha prometido mano dura con la delincuencia.

"Queremos un cambio. Si (Brasil) no mejora, peor no va a quedar", ha declarado una seguidora del candidato del Partido Social Liberal. De Bolsonaro varias personas han destacado su "honestidad" y su aparente capacidad para reducir una criminalidad al alza en el gigante sudamericano.

Por su parte, los defensores de Haddad ven en el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) la alternativa frente a la "extrema derecha". En este sentido, una votante ha defendido que el PT no es tan "horrible" como se ha dicho y ha mejorado índices clave como la pobreza o el salario mínimo, si bien ha admitido que ahora la gente parece actuar más por "rabia" que de forma racional.