26 de noviembre de 2019

Burkina Faso.- Muere un soldado en una emboscada tendida a una patrulla en el norte de Burkina Faso

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Al menos un soldado burkinés ha muerto este martes en una emboscada tendida por hombres armados contra una patrulla militar en la localidad de Fili-Fili, situada en el norte del país, tal y como han confirmado fuentes de seguridad.

Estas fuentes, citadas por el portal local de noticias Infowakat, han detallado que la patrulla estaba realizando una misión de reconocimiento en la zona cuando fue atacada.

El soldado fallecido ha sido dado por desaparecido en un primer momento, si bien el cadáver ha sido hallado posteriormente por un destacamento militar.

La localidad se encuentra entre las ciudades de Baraboulé y Djibo, en la región de Sahel, una de las más afectadas por los ataques de grupos yihadistas en los últimos meses.

El suceso ha tenido lugar dos días después de la muerte de cuatro miembros de un grupo de autodefensa en un enfrentamiento con un grupo terrorista en Mentao, también en esta región.

El presidente del país, Roch Marc Christian Kaboré, ordenó a principios de mes el reclutamiento de "voluntarios" para la "defensa" de las "zonas amenazadas" por los grupos terroristas, un día después de la muerte de 38 personas en un ataque contra un convoy de una empresa minera que llevaba escolta armada en el este del país.

"Sólo una movilización general de los hijos e hijas de la nación, sin consideración de región, etnia, opinión política y confesión religiosa, permitirá vencer a estos asesinos sin fe ni ley, que sueñan con someter a sus dictados maquiavélicos nuestra patria y a nuestro valiente pueblo", dijo.

Burkina Faso ha venido registrando en los últimos meses una creciente actividad de grupos yihadistas. En el país operan Ansarul Islam, un grupo terrorista autóctono, así como el Grupo para el Apoyo del Islam y los Musulmanes (JNIM), una organización yihadista que aglutina a otras cuatro, entre ellas AQMI y Al Murabitún, y en menor medida Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS).

Según el 'think-tank' Africa Center for Strategic Studies (ACSS), el número de ataques obra de estos grupos pasó de tan solo tres en 2015, a doce en 2016, 29 en 2017 y 137 en 2018.

Además, se ha intensificado la violencia intercomunitaria, que enfrenta principalmente a pastores con agricultores y que ha provocado el desplazamiento de miles de personas.