10 de diciembre de 2010

Un cable de Wikileaks asegura que Cuba podría ser insolvente en "dos o tres años"

LA HABANA, 10 Dic. (Reuters/EP) -

Diplomáticos de varios países dijeron que la situación económica de Cuba podría ser "fatal dentro de dos o tres años", de acuerdo a un cable secreto estadounidense obtenido por Wikileaks y publicado este viernes por el periódico español 'El País'.

El documento relata las opiniones de diplomáticos de China, España, Canadá, Brasil, Italia, Francia y Japón sobre Cuba durante un desayuno celebrado por un diplomático estadounidense.

En el cable se habla de los problemas económicos de Cuba, que obligaron al Gobierno liderado por el presidente, Raúl Castro, a recortar importaciones, suspender pagos a varios acreedores y a congelar cuentas de empresas extranjeras en bancos cubanos.

"Todos los diplomáticos concuerdan en que Cuba podría sobrevivir este año sin cambios sustanciales de política, pero la situación financiera podría volverse fatal dentro de dos o tres años", menciona el cable, clasificado confidencial y cuyo autor aparente fue Jonathan Farrar, jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

"Italia dijo que algunos contactos (en el Gobierno cubano) habían sugerido que Cuba podría ser insolvente en 2011", detalla el cable.

China por su parte se quejó en relación a los pedidos cubanos para extender las condiciones crediticias de uno a cuatro años y aseguró "tener problemas para cobrar a tiempo" a lo que "Francia y Canadá respondieron 'Bienvenido al club'", menciona el cable.

Asimismo, China lamentó "con visible exasperación" la insistencia de Cuba por tener el control de toda operación o negocio conjunto.

PESIMISMO CONJUNTO

El grupo se mostró pesimista sobre la posibilidad de una reforma económica "importante" en la isla, y el representante brasileño dijo que tenía el potencial de ser políticamente "desestabilizador".

El representante chino tachó las discusiones sobre inversiones extranjeras con Cuba como "difíciles" y dijo que eran "un dolor de cabeza".

Por su parte, el resto de funcionarios también se quejó por la falta de acceso a funcionarios del Gobierno y dijeron que los militares estaban tomando un control cada vez mayor de la economía.

Desde el momento de la reunión, el Gobierno cubano ha implementado reformas para impulsar la complicada economía de la isla caribeña, expandiendo el sector privado y reduciendo el papel del Estado, aunque manteniendo el sistema socialista instalado por Fidel Castro cuando tomó el poder tras la revolución de 1959.