17 de septiembre de 2009

La Cámara Baja argentina aprueba la nueva ley de medios de comunicación pese a las críticas de la oposición

BUENOS AIRES, 17 Sep. (Reuters/EP) -

La Cámara de Diputados de Argentina aprobó esta madrugada un proyecto oficial para regular medios de comunicación pese a las críticas de la oposición, que teme un mayor control del Estado sobre el sector y abandonó la sala antes de que se efectuará la votación.

Tras casi 14 horas de debate, el proyecto de ley presentado por el Gobierno consiguió 146 votos a favor mientras que tres diputados votaron en contra y tres se abstuvieron. El proyecto fue aprobado en general y los legisladores continuaban la sesión para analizar los artículos en particular. Tras la aprobación de los diputados el proyecto pasará al Senado, donde encontraría más resistencia entre los legisladores.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, sostiene que las reformas a la actual ley de medios, entre ellas un mayor acceso a frecuencias para pequeños grupos y organizaciones no gubernamentales, así como también la aplicación de restricciones al número de licencias que puede poseer una firma, reforzará la democracia.

Sin embargo, quienes critican la iniciativa dicen que el fin principal del proyecto es golpear al poderoso conglomerado mediático Grupo Clarín. A su vez, miembros de la oposición cuestionan distintos puntos de la reforma, entre ellos la manera en la que el Estado asignará frecuencias en ciudades pequeñas y en pueblos.

Además, señalaron que una nueva ley de medios requiere de un debate más profundo, que no fue posible debido al apremio del oficialismo que, según los legisladores, violó algunas normas en el procedimiento realizado en el Congreso para tratar el proyecto rápidamente.

Para expresar su disconformidad, gran parte de los diputados de la oposición abandonaron la sala antes de la votación. "No podemos convalidar la violación permanente al reglamento", declaró el diputado Adrián Pérez, de la Coalición Cívica.

Cristina Fernández y su esposo, el ex presidente Néstor Kirchner, mantienen una feroz pelea con Grupo Clarín desde que sus medios informativos cubrieron de manera crítica la forma en que el Gobierno gestionó una disputa con el sector agropecuario.

La modificación reciente de una cláusula que permitía a empresas telefónicas ingresar en el mercado de televisión por cable allanó el camino del proyecto para su aprobación, al conseguir la adhesión de diputados de izquierda. Según la mandataria, la eliminación del punto ahuyentaría los temores a que las empresas telefónicas creen nuevos monopolios.

No obstante, a pesar de la modificación, la oposición quiso postergar, sin éxito, la votación del proyecto hasta diciembre, cuando asumirán sus escaños los diputados y senadores electos en los comicios de finales de junio, cuando el oficialismo perdió el control del Congreso.

La discusión del proyecto impulsado por el Gobierno coincide con una serie de conflictos recientes entre líderes sudamericanos y los medios de sus países.

"La aprobación del Senado va a ser difícil, pero a esta altura creemos que terminarán aprobando el proyecto, probablemente después de que el Gobierno realice algunas concesiones más", afirmó Daniel Kerner, analista de la consultora de riesgo político Eurasia Group.