18 de febrero de 2020

Camerún.- Guterres pide al Gobierno de Camerún investigar la muerte de civiles en un ataque en una región anglófona

El Alto Comisionado de la ONU para los DDHH cifra en 23 los fallecidos, incluidos 15 niños y dos embarazadas

Camerún.- Guterres pide al Gobierno de Camerún investigar la muerte de civiles en un ataque en una región anglófona
Camerún.- Guterres pide al Gobierno de Camerún investigar la muerte de civiles e - MATTHIAS BALK/DPA - ARCHIVO

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha expresado su preocupación por el ataque registrado el viernes en una localidad en la región Noroeste, una de las dos de mayoría anglófona en Camerún, y ha pedido al Gobierno de Paul Biya que se lleve a cabo una investigación para aclarar lo sucedido.

Más de una veintena de personas habrían muerto en la localidad de Ngarbuh el viernes, en unos hechos de los que se han acusado mutuamente los grupos separatistas armados y las fuerzas gubernamentales. El Ministerio de Defensa reconoció el lunes la muerte de civiles debido a un "accidente desgraciado".

Guterres ha manifestado su "profunda preocupación" por la muerte de civiles, incluidos niños, y ha trasladado sus condolencias a los familiares de las víctimas. Además, según su portavoz, Stéphane Dujarric, ha pedido al Gobierno camerunés que "lleve a cabo una investigación y garantice que los responsables rinden cuentas".

Por otra parte, el secretario general de la ONU ha pedido a "todos los actores armados que se contengan de realizar ataques contra civiles y respeten el Derecho Internacional de los Derechos Humanos". Así las cosas, se expresado la disposición de Naciones Unidas a "trabajar con todos los actores hacia una solución política a la crisis en las regiones Noroeste y Suroeste mediante un diálogo significativo".

En la misma línea se ha pronunciado el portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Rupert Colville, que ha confiado en que la investigación que han anunciado las autoridades camerunesas "sea independiente, imparcial y exhaustiva y que los responsables rinda plenamente cuentas".

AL MENOS 23 MUERTOS, INCLUIDOS NIÑOS

Según Colville, los testigos han contado que "unos 40 hombres armados, incluidos miembros de las fuerzas de seguridad" atacaron la localidad "abriendo fuego contra la gente y quemando casas". El ataque se saldó con 23 muertos, entre los que figuran 15 niños, nueve de ellos menores de 5 años, así como dos mujeres embarazadas, una de las cuales falleció en el hospital, ha precisado, en base a la información ofrecida por personal de la ONU en el terreno.

"Este ataque es el último incidente mortal en las regiones Noroeste y Suroeste de Camerún, donde cientos de miles de personas se han visto desplazadas por los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los grupos separatistas armados", ha lamentado el portavoz del organismo que dirige Michelle Bachelet.

En este sentido, ha instado al Gobierno a garantizar que las fuerzas de seguridad cumplen con los estándares internacionales en la realización de sus operaciones, al tiempo que ha recordado a los separatistas sus responsabilidades en virtud del Derecho Internacional, además de pedir a ambos que eviten ataques contra civiles.

Según la versión de los hechos ofrecida por el Ministerio de Defensa camerunés, "se trata simplemente de un accidente desgraciado, consecuencia colateral de las operaciones de seguridad en curso en la región".

Así, explicó que el viernes un grupo de cuatro soldados y dos gendarmes se acercó a la localidad de Ngarbuh para realizar un "reconocimiento nocturno" y fue recibido con disparos. Como resultado de su respuesta, los efectivos abatieron a "siete terroristas".

Los combates continuaron hasta que se produjo la explosión de varios contenedores de combustible, lo que desató un potente incendio que arrasó varias viviendas cercanas, saldándose con cinco muertos --una mujer y cuatro niños--, "lejos de los balances que circulan en redes sociales".

LA CRISIS EN LA PARTE ANGLÓFONA

Lo que en 2016 empezaron siendo protestas pacíficas de los habitantes de estas regiones, otrora colonias británicas pero que decidieron unirse al Camerún francés, por su supuesta marginación por parte del Gobierno central, derivó en una dura represión a raíz de la autoproclamación de la independencia de Ambazonia el 1 de octubre de 2017.

Desde entonces, los grupos armados han proliferado y el apoyo a los separatistas, hasta entonces bastante marginal, se ha visto acrecentado. El Gobierno ha respondido mediante una dura represión, durante la que las organizaciones de Derechos Humanos, han acusado a las fuerzas de seguridad de cometer atrocidades.

El conflicto ha dejado ya unos 3.000 muertos. Según Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), hay ya 60.000 refugiados cameruneses en Nigeria, mientras que otros 679.000 se han visto desplazados dentro del país.