6 de agosto de 2009

Canciller México defiende militares de acusaciones abusos DDHH

MEXICO DF (Reuters/EP) - México defendió el jueves la actuación de los militares en el combate al narcotráfico, en momentos en que el Ejército es señalado desde Washington de cometer abusos que podrían frenar el apoyo financiero de Estados Unidos para combatir a los cárteles de la droga.

Un senador estadounidense clave ha dicho que México aún no ha cumplido con requerimientos de Estados Unidos en el área de derechos humanos, que son exigidos para la entrega de dinero dentro de la llamada Iniciativa Mérida, un plan de ayuda de 1,400 millones de dólares a tres años que fue lanzado el 2007.

La posición del senador Patrick Leahy, jefe del comité que supervisa el gasto en ayuda extranjera, podría bloquear el envío de los fondos, acordados por el anterior presidente de Estados Unidos George W. Bush y que el Gobierno mexicano considera vitales para enfrentar al narcotráfico.

"Si bien el Gobierno de México reconoce que ocasionalmente, de manera aislada, se presentan situaciones que pueden calificarse (...) como abusos de autoridad, abusos de poder, violaciones a los derechos humanos, el Ejército mexicano ha actuado de manera correcta en esta lucha", dijo la canciller, Patricia Espinosa, en conferencia de prensa.

El apoyo de Estados Unidos -el mayor mercado mundial para los narcóticos ilegales- a la lucha contra los violentos cárteles de la droga mexicanos podría dominar la agenda de un encuentro entre los presidentes de ambos países, Barack Obama y Felipe Calderón, y el primer ministro de Canadá, que será celebrado el domingo y el lunes en México.

El mexicano Calderón asumió en el 2006 e inmediatamente ordenó el despliegue de miles de policías federales y soldados en las regiones más azotadas por la violencia del narco, que ha dejado más de 13,000 muertos desde entonces.

El despliegue de las fuerzas de seguridad, sin embargo, no ha logrado detener la explosión de violencia que ha dejado miles de muertos a lo largo de sus tres años de Gobierno.

Mientras tanto, organismos de derechos humanos aseguran que se han multiplicado los abusos de las fuerzas de seguridad, sobre todo por parte de militares.