5 de agosto de 2016

Capriles tacha de "inmoral" permitir que Venezuela presida temporalmente el MERCOSUR

Capriles tacha de "inmoral" permitir que Venezuela presida temporalmente el MERCOSUR
MUD

CARACAS, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

El gobernador del estado venezolano de Miranda, el líder opositor Henrique Capriles, ha criticado este jueves la postura del presidente, Nicolás Maduro, de pretender dirigir el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) en medio de la polémica por su acceso a la presidencia temporal, y ha criticado que dejar que Caracas ostente este cargo sería una "inmoralidad".

Desde la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Maracaibo, en el estado de Zulia, Capriles ha tachado de "inaceptable" la postura de Maduro, que un día antes insistió en que Venezuela presidiría el MERCOSUR tal y como dicen las reglas, a pesar de los ataques de lo que el oficialismo venezolano denomina la "triple alianza", conformada por Brasil, Paraguay y Argentina.

Para argumentar su propuesta, Capriles ha afirmado que Maduro viola "diariamente" la Constitución nacional, por lo que "todas las instancias internacionales deben exigirle que la respete". Asimismo, aseguró que los venezolanos no se sienten representados por el Gobierno Nacional, según recoge la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en un comunicado.

En este contexto, el líder de la oposición ha definido al Gobierno de Maduro como una "gran mentira", ya que asegura que Maduro dijo fuera del país que "los venezolanos comen tres veces o más" y que el país puede "alimentar a tres naciones". "Tenemos una situación de hambre que nunca habíamos vivido", ha respondido Capriles.

Así, el opositor ha reiterado que para poner fin a la crisis económico que vive el país es necesario activar el referéndum revocatorio contra Maduro, del cual la MUD ya ha logrado pasar la primera fase. "Este proceso electoral se logrará con el pueblo movilizado en las calles", ha añadido.

Capriles ha aprovechado su intervención para exigir de nuevo que el CNE fije una fecha para la recopilación de las firmas del 20 por ciento del censo electoral --como se prevé en la segunda fase de activación del revocatorio--, y ha amenazado con "nuevas acciones" si esto no ocurre.