17 de septiembre de 2009

La Casa Blanca discrepa con Carter en que las críticas contra Obama se deban a motivos raciales

NUEVA YORK, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Casa Blanca salió este miércoles al paso de las declaraciones hechas ayer por el ex mandatario Jimmy Carter y negó que parte de la oposición conservadora al presidente Barack Obama responda a motivos raciales, tal y como él denunció previamente.

En una entrevista con motivo de su 85 cumpleaños, Carter introdujo el tema del racismo al hablar de la oposición que ha tenido que enfrentar Obama en su plan de reformar sanitaria, después de que el congresista republicano Joe Wilson gritase "mientes" durante el discurso que ofreció el mandatario la semana pasada en el Congreso y en el que defendió su prioridad de política interna.

"El presidente no cree que las críticas a sus políticas estén basadas en el color de su piel", declaró ante los periodistas el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs, quien explicó que es cierto que hay muchas posturas opuestas a su programa de reforma sanitaria pero no porque el demócrata sea negro.

En la entrevista concedida a la cadena CBS, Carter destacó que "hay una gran proporción de norteamericanos" de color blanco que consideran que el inquilino de la Casa Blanca no está cualificado para ejercer su puesto simplemente por motivos raciales.

"Vivo en el sur y durante mucho tiempo he visto como el resto del país ha mantenido una postura de rechazo contra grupos minoritarios de la zona, y en particular contra los afroamericanos", recalcó el demócrata, quien aseveró que "la inclinación racista todavía existe". "Es una cuestión abominable que me provoca una progunda decepción".

RECHAZO

Las reacciones no se han hecho esperar en el Partido Republicano que en un comunicado emitido ayer negó las declaraciones del ex presidente estadounidense asegurando que eran "completamente inciertas". Quien también rechazó esta postura fue Michael Steele, el primer afroamericano convertido en presidente de la Comisión Nacional Republicana, asegurando que Carter estaba "equivocado".

"Esto no es sobre racismo. Es sobre política", recalcó en un nota recogida por los medios estadounidenses. "Se trata de una patética distracción de los demócratas para desviar la atención del impopular plan del presidente de implantar un seguro de salud gubernamental al que el pueblo estadounidense simplemente rechaza", agregó.

Por su parte, Obama, el primer presidente afroamericano de Estados Unidos, no se ha pronunciado sobre el asunto.