2 de agosto de 2011

Castro flexibiliza los trámites para viajar al extranjero

LA HABANA, 2 Ago. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Raúl Castro flexibilizará los trámites para que los cubanos puedan viajar con mayor facilidad al extranjero y así poner fin a unas medidas que se extendieron "innecesariamente" durante décadas, según informó este lunes el propio presidente al clausurar una sesión de la Asamblea Nacional.

Actualmente los cubanos residentes en la isla necesitan un permiso de salida, conocido como "tarjeta blanca", que debe otorgar el Estado y una carta de invitación para viajar al extranjero por cuestiones personales.

"Se avanza en la reformulación y elaboración de un conjunto de medidas reguladoras en dicha esfera", dijo Castro, citado por la agencia de noticias Prensa Latina. "El país está en la senda de modificar decisiones que jugaron un papel en su momento y que perduraron innecesariamente", añadió el mandatario al referirse a este tema por primera vez desde que asumió la Presidencia.

La eventual flexibilización de los viajes por turismo forma parte de las más de 300 reformas aprobadas en el congreso del Partido Comunista del pasado mes de abril, que intentan reactivar el viejo modelo económico centralizado de estilo soviético manteniendo la supervivencia del sistema socialista.

Una de las reformas incluye explícitamente la medida dirigida a "dinamizar e impulsar el desarrollo del turismo nacional (y) estudiar una política que facilite a los cubanos residentes en el país viajar al exterior como turistas", según un folleto publicado en mayo que incluye detalles de las 313 reformas aprobadas.

"PRESERVAR EL CAPITAL HUMANO"

Sería la primera flexibilización en medio siglo de las normas de viaje de los cubanos, que hasta ahora sólo pueden salir legalmente del país para misiones oficiales o cuando son invitados por familiares que residen en otros países, principalmente en Estados Unidos y España.

"Damos este paso como una contribución al incremento de los vínculos de la nación con la comunidad de emigrantes, cuya composición ha variado radicalmente con relación a las décadas iniciales de la Revolución" de 1959, afirmó.

El presidente cubano criticó, en cambio, una ley preferencial estadounidense de 1966 que ofrece residencia y trabajo a los cubanos que llegan a las costas de Florida al emigrar, en su mayoría, ilegalmente. "Hoy los emigrados cubanos, en su aplastante mayoría, lo son por razones económicas, y casi todos preservan su amor por la familia y la patria que los vio nacer", aseguró.

Sin embargo, Castro dijo que también "se incluirán medidas para preservar el capital humano creado por la Revolución", en alusión a las deserciones de médicos, deportistas y científicos que, entre otros, abandonan delegaciones oficiales en el exterior.