12 de mayo de 2007

CELAM.-El Papa pide a los narcotraficantes que piensen en el mal que provocan, porque Dios va a "pedirles explicaciones"

El Santo Padre habla ante unos 2.000 jóvenes en el centro de rehabilitación para drogodependientes de la Fazenda da Esperança

SAO PAULO, 12 May. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Laura Caldito) -

El Papa Benedicto XVI lanzó hoy un mensaje a los traficantes de droga durante su visita al centro de rehabilitación de la 'Fazenda da Esperança', al pedirles que "piensen en el mal que están provocando a una multitud de jóvenes y adultos de todos los sectores de la sociedad".El Santo Padre también felicitó a los miembros de la obra, impulsada por los franciscanos, y les pidió que sean "embajadores de la esperanza".

El Sumo Pontífice llegó poco después de las 10:30 horas (hora local, 15:30 hora peninsular española) a la 'Fazenda da Esperança', en Guaratinguetá, donde le esperaban unos 2.000 jóvenes, muchos de ellos llegados desde las comunidades que la institución tiene en Alemania, Paraguay, Filipinas, México , Guatemala, Rusia y Argentina.

Nada más llegar, visitó su Iglesia y pronunció sus primeras palabras ante las hermanas clarisas, en un encuentro del que no hubo imágenes en el que aprovechó para enviar un "gesto de cariño" a las congregaciones de clausura, que "en la vida contemplativa observan la grandeza de Dios y descubren la belleza de las criaturas". "En esta Fazenda da Esperanza se unan las oraciones de las clarisas y el trabajo arduo de la medicina y la laborterapia para vencer las prisiones y romper los grilletes de las drogas que hacen sufrir a los hijos amados de Dios", afirmó el Papa en el primero de sus mensajes, que era atentamente escuchado desde el exterior por todos los jóvenes.

"Justamente aquí en esta Fazenda da Esperança, donde están tantas personas, principalmente jóvenes, que buscan superar el problema de las drogas, del alcohol y de la dependencia química, se testimonia el Evangelio de Cristo, en medio de una sociedad consumista alejada de Dios", insistió.

Después de bendecir la Iglesia, el Sumo Pontífice saludó al fundador de la Fazenda da Esperanza, Frei Hans Stapel, y se unió a los 2.000 jóvenes de la comunidad, acompañados de sus familias, voluntarios y rehabilitados, a los que recibió entre aplausos con el saludo franciscano --"¡Paz y bien!"--, y a los que instó a ser "embajadores de la esperanza".

LLAMADA DE ATENCIÓN A LOS NARCOTRAFICANTES

En su mensaje a los jóvenes, el Papa recordó que Brasil cuenta con unas cifras "de las más relevantes en lo que respecta a la dependencia química de drogas y estupefacientes". Por eso, dio un toque de atención a "todos los que comercializan con la droga" y les pidió "que piensen en el mal que están provocando a una multitud de jóvenes y de adultos de todos los segmentos de la sociedad". "Dios va a pedirles explicaciones", sentenció el Santo Padre, porque "la dignidad humana no puede ser pisoteada de esta manera", dijo.

Antes de su discurso, varios jóvenes explicaron sus experiencias de vida y en la Fazenda da Esperança a Benedicto XVI, que les escuchaba atento desde su silla de madera reciclada fabricada expresamente para su visita. Entre ellos se encontraba un joven luterano y otro ortodoxo, además de una muchacha alemana que, entre lágrimas, relató al Santo Padre cómo cayó en la anorexia y la bulimia e intentó suicidarse. Un joven brasileño también contó detalles de su complicada vida, antes de obsequiar al Papa con un rosario y un libro.

El Papa manifestó su "aprecio" por la obra, que incluye asistencia médica, psicológica y pedagógica, "pero también mucha oración, trabajo manual y disciplina" , y que ha permitido que "numerosas personas, sobretodo jóvenes, consiguieran librarse de la dependencia química y del alcohol y recuperar el sentido de la vida".

Tras desear sus bendiciones a todos los que trabajan en la comunidad, el Papa quiso recordar las "muchas otras instituciones del mundo entero que trabajan para restituir la vida, y la vida nueva, a nuestros hermanos presentes en nuestra sociedad". Así, recordó "los grupos de Alcóholicos Anónimos y de Narcóticos Anónimos, y en la Pastoral de la Sobriedad, que ya trabaja con muchas comunidades, prestando sus generosos auxilios en favor de la vida".

Tras su visita a la institución, el Papa volverá al Seminario de 'Bom Jesus', en Aparecida. Después, esta tarde, se dirigirá en 'papamóvil' a la Basílica de Nossa Senhora de Aparecida, donde rezará el rosario en un encuentro con sacerdotes, religiosos, religiosas, seminaristas y diáconos, a las 18:00 horas (hora local, 23:00 hora peninsular española). Mañana, en este templo tendrá lugar la misa de apertura de la V Conferencia General del Episcopado de América Latina y Caribe (CELAM).