16 de enero de 2006

Chile/Argentina.- Bachelet promete a la delegación del Gobierno de Kirchner que Argentina será el primer país que visite

BUENOS AIRES, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

La presidente electa de Chile, Michelle Bachelet, prometió anoche que Argentina será el primer país que visitará tras su victoria en la segunda vuelta electoral de ayer, después de entrevistarse con la delegación argentina que viajó a Santiago, encabezada por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, para poder transmitir la satisfacción del presidente, Néstor Kirchner, por su triunfo.

"Para el Gobierno de Néstor Kirchner este nuevo triunfo de la Concertación es un motivo de satisfacción, refuerza el proceso democrático de la región y nos pone junto a un gobierno con el que compartimos una agenda común, que incluye temas como distribución del ingreso y educación", señaló Tomada desde Chile al diario 'La Nación' tras concluir el encuentro con Bachelet, que duró unos 15 minutos.

Tomada explicó que Bachelet agradeció el apoyo de Kirchner y prometió una pronta visita, aunque, por razones de agenda, no aseguró que pueda concretarse antes de asumir el mando. De todas formas, la presidenta electa prometió que si no puede venir a Buenos Aires antes de su asunción, su primer viaje oficial como presidenta será al país vecino, según fuentes de la delegación argentina.

En la comitiva estuvieron, además de Tomada, el subsecretario de Integración Económica y Mercosur de la Cancillería, Eduardo Sigal; el subsecretario de Relaciones Institucionales de esa cartera, Marcelo Fuentes; el secretario de Provincias del Ministerio del Interior, Rafael Folonier; el embajador argentino en ese país, Carlos Abihaggle, y el gobernador de San Juan, José Luis Gioja.

Además de los representantes oficiales, viajaron a Santiago varios políticos argentinos que mantienen afinidades ideológicas y vínculos con la Concertación. Uno de los primeros, invitado por el oficialismo chileno, fue el senador Rubén Giustiniani, presidente del Partido Socialista, quien sostuvo que el hecho de que una mujer socialista llegue a la presidencia "no sólo marca una continuidad positiva del gran gobierno de Lagos, sino que es un hecho cultural importante".

Desde Buenos Aires, los dirigentes de la oposición argentina dijeron que esperaban el triunfo de la candidata de la Concertación, y aprovecharon para pedir a Kirchner que pusiera más los ojos en el país vecino. "Era un triunfo anunciado, todos sabíamos que iba a ganar", sostuvo el diputado Roberto Iglesias, presidente de la Unión Cívica Radical (UCR).

En su opinión, el resultado de ayer "es saludable para Chile, por el proyecto exitoso que vienen desarrollando desde hace años". Sobre las relaciones con Argentina, el diputado radical fue contundente: "Nuestro gobierno tiene malas relaciones con casi todo el mundo, pero por culpa nuestra, no tiene nada que ver con quien gane", subrayó.