18 de enero de 2011

La Asamblea Ciudadana rompe el diálogo con el Gobierno tras descubrir negociaciones paralelas con las alcaldías

SANTIAGO, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Asamblea Ciudadana de Magallanes (sur) ha puesto fin a las negociaciones con el Gobierno para solucionar la crisis desatada tras el aumento del precio del gas, tras averiguar que los alcaldes de esa región chilena estaban desarrollando conversaciones paralelas con el Ejecutivo para aceptar la subida a cambio de ciertas prebendas.

El portavoz popular, Pablo Hernández, lamentó que se haya producido la ruptura del diálogo, al tiempo que explicó que era la única opción posible tras descubrir que los ediles de Punta Arenas, Vladimiro Mimica, y de Puerto Natales, Fernando Paredes, estudiaban "propuestas paralelas" que incluían "subsidios" a la subida del gas.

"Estábamos muy avanzados, pero lamentablemente por esa situación no se pudo lograr y el diálogo se entorpeció", dijo Hernández en declaraciones recogidas por el diario 'El Mercurio'. No obstante, adelantó que la Asamblea Ciudadana estudiará la posibilidad de iniciar una nueva etapa de contactos, aunque con otras condiciones.

"Los diálogos con el Gobierno continuarán, pero se está evaluando en qué términos porque la Asamblea se debe al mandato ciudadano", aseveró el portavoz, dejando así abierta la puerta a la continuidad del paro indefinido que se declaró la semana pasada, nada más conocer el aumento del precio del gas en la región productora.

Por su parte, ambos alcaldes rechazaron tajantemente la existencia de estas negociaciones y expresaron su descontento por la suspensión del proceso. "La tarea llegó hasta acá, no hemos negociado absolutamente nada, solamente hemos aportado ideas", dijo Mimica, quien denunció que tanto Paredes como él han recibido amenazas.