21 de mayo de 2007

Chile.-Bachelet anuncia inversión de 481 millones de euros para la educación en su segunda cuenta anual ante el Congreso

SANTIAGO, (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme)

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció hoy la inversión de 481 millones de euros, unos 650 millones de pesos, a contar del presupuesto de 2008, para mejorar la calidad de la educación primaria y secundaria, así como la reducción de medio punto en la regla de ahorro fiscal ante los altos precios del cobre, lo que permitirá implementar un gran paquete de medidas de su protección social.

En el segundo mensaje ante el Congreso Pleno desde que asumió el mando del país hace 14 meses, la mandataria dio cuenta de los logros de 2006 y fijó su carta de navegación para el próximo trienio. En la tradicional cuenta pública de los Presidentes que se realiza en la sede del Parlamento, en la ciudad puerto de Valparaíso, a 120 kilómetros de Santiago, en una hora y 47 minutos, pidió a todos los legisladores el apoyo a aquellas iniciativas que benefician a los más pobres.

Asimismo, explicó que su Gobierno instituirá el Día del Detenido Desaparecido cada 30 de agosto; su apoyo a la moción que hace inaplicable la Ley de Amnistía dictada por Augusto Pinochet en 1978 y su voluntad de ratificar la no prescripción de los delitos de lesa humanidad cometidos entre 1973 y 1990.

Ante todos sus ministros, las cámaras completas de senadores y diputados, representantes religiosos, del Poder Judicial, Fuerzas Armadas, y del mundo político y social, Bachelet pidió elevar el nivel de la discusión política, evitando las descalificaciones y los insultos y recordó que los chilenos deben aprender de los errores del pasado.

En lo referido a la economía, destacó indicadores de crecimiento y desempleo inéditos en las últimas dos décadas y explicó que bajar del 1 por ciento al 0,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) la norma del ahorro fiscal implementada por el gobierno de Ricardo Lagos en 2000, que busca ahorrar en tiempos de bonaza, conocida como regla del superávit estructural, forma parte de una administración responsable de los recursos que Chile ha obtenido por los altos precios alcanzados por el cobre en los mercados internacionales.

"Llegaremos donde es recomendable llegar y no más allá. Que todo quien me escucha lo tenga muy claro: voy a perseverar en el buen manejo de las platas públicas. Durante mi gobierno, he tenido que enfrentar el desafío de administrar el con sabiduría el auge pasajero de los precios del cobre", dijo.

Unos mil 500 policías implementaron un estricto plan de seguridad tanto dentro como fuera del Parlamento, a pesar de lo cual Bachelet fue interrumpida en una oportunidad por deudores del sistema habitacional fiscal, a quienes silenció pidiendo respeto por la autoridad y por las medidas de solución que, justamente, estaba anunciando en su discurso.

Bachelet fue aplaudida en innumerables ocasiones por los asistentes y, a diferencia de otros mensajes presidenciales, la oposición derechista no descalificó el mensaje presidencial de manera tan tajante.

TRANSPORTES Y EDUCACIÓN

Tal como se esperaba, Bachelet hizo referencia a las dificultades experimentadas por los habitantes de Santiago de Chile debido al nuevo plan de transporte público. Junto con reconocer que "ha sido frustrante" conocer los problemas que han sufrido los santiaguinos, dijo que "hubo falencia e incumplimientos de quienes debían implementar el sistema".

Se comprometió a poner fin de los problemas y dijo que "que las tarifas no subirán hasta que los usuarios no tengan un sistema que funcione con normalidad".

En educación, anunció la inversión de 481 millones de euros para mejorar cobertura y calidad; el aumento de recursos para los municipios, que se hacen cargo de la educación estatal, el incremento de la subvención por alumno, la creación de una Superintendencia de Educación y el apoyo monetario para aquellas escuelas que eduquen a los niños y niñas más pobres.

PROTECCIÓN SOCIAL

Bachelet anunció medidas para lo que ella misma ha definido como sello de su administración: la construcción de un nuevo sistema de protección social desde la cuna hasta la vejez. Así, dijo que si bien "este sistema tiene varios componentes, como salud, educación, previsión, trabajo, infancia, lo central es la concepción de derechos sociales para los ciudadanos".

Comprometió además medidas para ampliar la cobertura a trabajadores independientes; resolver la discriminación que sufre la mujer; establecer un beneficio para las madres por cada hijo nacido; fomentar la competencia y la transparencia; permitir las mejores inversiones, para que existan mejores pensiones, promover el ahorro voluntario, pensiones básicas y solidarias para todos los ciudadanos, hayan cotizado o no para la jubilación; la ampliación a 80 las enfermedades cubiertas por el sistema sanitario estatal, la construcción de medio centenar de hospitales y centros de salud, aumento de salas cunas y de los subsidios para los niños y niñas más pobres.

Bachelet también prometió la creación de 200.000 nuevos trabajos, "de mejor calidad, con contrato y con cotizaciones", un proyecto de ley para perfeccionar el seguro de cesantía, la creación de la figura del Defensor Laboral, para que los trabajadores cuenten con la mejor asesoría en los tribunales, más tribunales del trabajo, capacitación para jóvenes que estudian carreras técnicas y mejor calidad y cobertura, junto con nuevos subsidios para las viviendas que entrega el Estado. En este punto, anunció soluciones para un grupo de chilenos que mantienen deudas con el Estado y la banca privada por las compras de sus viviendas.

Anunció asimismo una millonaria inversión en seguridad ciudadana, recursos para las policías, una la creación de una Subsecretaria de Seguridad Pública, atención para las víctimas de delito y la implementación de la reforma penal juvenil, que comenzará a regir el próximo 8 de junio. "Lo hacemos porque queremos rehabilitar e integrar, que ningún joven haga del delito una opción de vida", dijo.

ECONOMIA

Bachelet reiteró su compromiso con la innovación y el emprendimiento, agradeció el apoyo del Congreso al proyecto que establece incentivos tributarios para promover el capital de riesgo y la labor encomendada al Consejo Nacional de Innovación para identificar nuevos polos de desarrollo.

Señaló las medidas que generan condiciones más equitativas para las empresas de menor tamaño: la ley que crea un sistema de tributación simplificada, los avances logrados en la integración de este sector al sistema 'Chilecompra', la eliminación del impuesto de timbres y estampillas y los recientes anuncios en el marco del plan de fomento a las Pymes.

Estableció una meta de 3 millones de turistas extranjeros que visiten Chile el 2010 y, en relación al suministro energético, sostuvo que la diversificación de la matriz energética es una materia prioritaria del Gobierno y aseguró el país puede estar tranquilo, ya que existen "una serie de medidas que implementar en caso de estrechez en el suministro de corto plazo".

Anunció la decisión de no aplicar el impuesto específico a los biocombustibles, la creación de un consorcio tecnológico para investigar el potencial forestal de Chile en este sector y la generación en Empresa Nacional del Petróleo (ENAP), de un poder de compra de biodiesel para mezclarlo con diesel.

Finalmente, ratificó su compromiso con los chilenos en exterior, que no podrán votar debido a que la oposición de derecha vetó el proyecto de Bachelet en el Parlamento, a pesar de lo cual señaló que "personalmente di mi palabra a esos chilenos y la voy a cumplir".