17 de abril de 2008

Chile.- Bachelet dice que "la ciudadanía juzgará" decisión del Senado de destituir a la ministra de Educación

SANTIAGO, 17 Abr. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Claudia Riquelme) -

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, dijo hoy que "la ciudadanía juzgará" la decisión del Senado de este país sudamericano de destituir a la ministra de Educación, Yasna Provoste, a quien los legisladores acusaron de no haber corregido las irregularidades detectadas en el manejo de fondos destinados a la entrega de subvenciones para la enseñanza pública.

La ministra, quien no podrá ejercer cargos públicos durante los próximos cinco años, fue destituida por 20 votos contra 18, en una tensa sesión celebrada ayer miércoles en la sede del Parlamento, en la ciudad de Valparaíso, a 120 kilómetros de Santiago.

La presidenta socialista, a pocas horas de haber regresado al país tras su primera visita de Estado a China, recibió a la destituida ministra en La Moneda, sede del Ejecutivo. "Lamento que haya prevalecido en este caso el afán de hacer una demostración de fuerza política por encima de cualquier consideración. La ciudadanía juzgará", dijo Bachelet.

"Tengo el deber de respetar y hacer respetar la Constitución y las leyes y es lo que seguiré haciendo y espero que los otros poderes del Estado asuman similar conducta para que no se repitan experiencias que tanto le costaron a Chile", dijo la mandataria en referencia a la acusación constitucional que ha apartado a la ministra de su cargo, mecanismo que no era utilizado desde los últimos meses del Gobierno del derrocado presidente Salvador Allende, en 1973.

Bachelet, quien se convierte en la primera presidenta democrática posterior a la dictadura en perder de esta forma a uno de sus ministros, aseguró que hará "todo lo que sea necesario para esta decisión del Senado no se transforme en un mal precedente y para que se respete este fundamento de nuestro régimen presidencial".

Los votos a favor de la destitución provinieron de los senadores de la derecha opositora y de dos senadores que renunciaron a la coalición oficialista de centro izquierda y se alinearon con sus adversarios políticos.

De los cinco capítulos que tenía la acusación constitucional que había sido presentada por la derecha opositora, cuatro fueron rechazados por el Senado. Sin embargo, el quinto capítulo decidió la destitución de la ministra. En una tensa votación que se prolongó durante más de siete horas, los 38 senadores analizaron la acusación y argumentaron su voto y finalmente, tomaron la decisión de destituirla.

Tras la decisión del Senado, el ministro del Interior chileno, Edmundo Pérez Yoma, reconoció que esta es "una derrota" para el Gobierno de Bachelet y aseguró que la acusación constitucional "fue injusta (y estuvo) fundada en una interpretación equivocada de la Constitución".