15 de mayo de 2007

Chile.- Bachelet fustiga a la derecha por usar "los sentimientos de la gente" por "razones políticas"

SANTIAGO, 15 May. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Claudia Riquelme) -

La Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, fustigó hoy a la derecha, en la oposición, a la que acusó de estar utilizando "los sentimientos de la gente" por razones políticas, en sus críticas a los problemas causados por el plan de transportes implementado en Santiago.

En un acto donde se anunció la entrega de subsidios estatales para acceder a la vivienda, la mandataria se refirió, en un duro discurso, a los pronósticos de "estallido social" a los que aludieron los dirigentes de la alianza derechista opositora, quienes pidieron hoy y de forma pública a La Moneda que reconozca que el plan de transportes "es un fracaso", algo que exigieron como condición previa para que éstos apoyen la aprobación en el Parlamento de la inyección de nuevos fondos al proyecto.

"No quiero pedir ni paciencia ni comprensión. Sólo quiero decirles que esto se va a resolver, que yo he exigido que sea (en) la (mayor) brevedad. Pero asimismo, como me hago cargo de los problemas, porque nunca escondo la cara y pongo (meto) la cabeza bajo la tierra, asimismo me parece inexcusable que voceros de la derecha sigan, por razones políticas, utilizando los sentimientos de la gente", dijo Bachelet.

Asimismo, agregó que "quienes están alertando sobre un posible estallido social, demuestran una gran irresponsabilidad y es por eso que la ciudadanía no les entrega su confianza".

Al referirse a los operadores privados del sistema de transportes, quienes no han cumplido con los compromisos técnicos, agravando los problemas y empeorando el servicio de transporte público, Bachelet dijo que "ya no hay espacio para ineptitudes ni excusas".

"La gente sabe que el Transantiago es un sistema privado de transporte y que hay algunas empresas privadas que no han cumplido en forma reiterada sus compromisos. Yo a esas empresas les digo: el tiempo se les acabó. Basta ya. El Transantiago tiene que funcionar y funcionar bien, porque la gente lo necesita", dijo.