11 de septiembre de 2007

Chile-Bachelet recuerda, 34 años después del golpe, que Allende dio su vida "por la dignidad, la democracia y la patria"

Veinte personas fueron arrestadas por la Policía en manifestaciones restringidas frente a La Moneda

SANTIAGO, 11 Sep. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, recordó hoy que el mandatario Salvador Allende entregó su vida "por la dignidad, la democracia y la patria" durante el bombardeo al Palacio de La Moneda, en un golpe de Estado que protagonizó el dictador Augusto Pinochet, ocurrido hace 34 años --el 11 de septiembre de 1973--, y que sacó del poder al entonces presidente demócrata.

La gobernante socialista encabezó el único acto oficial con el que su Gobierno conmemoró la fecha del golpe, acompañada por una hija y una nieta del fallecido presidente, Carmen Paz Allende y Marcia Tambuti, quienes depositaron una ofrenda floral en el memorial instalado en el segundo piso de la sede del Ejecutivo chileno, donde Allende se quitó la vida en medio del bombardeo.

Tras el emotivo momento, Bachelet hizo un llamamiento a los chilenos para que, cada 11 de septiembre, sea "un día de conmemoración de los valores más importantes de una patria: el valor de la dignidad, el valor de la justicia, el valor de la solidaridad, el valor del compromiso profundo por su país".

Posteriormente, participó junto a la hija y nieta del ex presidente, además de ministros, autoridades e invitados especiales, en una ceremonia ecuménica que recordó a los caídos en el golpe de Estado de Pinochet y que fue oficiada por el capellán católico de Palacio, Percival Cowley, y la capellana evangélica, Juana Albornoz.

"El mejor homenaje que podemos hacerle a todos aquellos que perdieron la vida luchando por la democracia, por la patria, es construir una sociedad, un país que garantice oportunidades, que les dé derechos, oportunidades, así como deberes propios de la democracia, a cada uno de nuestros compatriotas", subrayó Bachelet.

"Éste es un día en el cual todos los chilenos nos podemos sentir parte e identificados, pensando en cómo cada uno de nosotros puede aportar y contribuir para que ese 'nunca jamás' que siempre decimos compartir, sea una realidad. Para que nunca jamás nadie tenga que pasar por lo que muchos pasaron", añadió.

MANIFESTACIONES

Las inmediaciones del Palacio de La Moneda han permanecido protegidas con un fuerte dispositivo policial desplegado desde el domingo. Las protestas ocurridas en 2006, cuando una bomba incendiaria explotó en una ventana del edificio, motivaron a las autoridades a impedir la celebración de manifestaciones masivas durante este aniversario del golpe.

Sólo 14 organizaciones, entre partidos políticos y organismos sociales y de defensa de los Derechos Humanos, además de ex víctimas y sus familiares, fueron autorizados a acercarse al palacio, y especialmente al pórtico número 80 de la calle Morandé, por donde fue sacado el cadáver de Allende en 1973 y que había sido clausurada por los militares. El ex presidente Ricardo Lagos reinauguró la puerta en 2003, al cumplirse 30 años del golpe de Estado.

La prohibición de circular ha propiciado numerosas críticas contra del ministro de Interior chileno, Belisario Velasco, responsable del orden público, por las restricciones impuestas y a pesar de las cuáles, 20 personas lograron franquear las barreras de seguridad y penetrar en el perímetro cercado por la Policía, motivo por el cual fueron arrestados.

En medio de las marchas, la vicepresidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Viviana Díaz, dijo conmovida, que le parecía antidemocrático que no se pudiera cumplir el deseo de Allende de que "el hombre libre pase por las grandes alamedas", parafraseando el último mensaje entregado por el ex presidente antes de morir.