25 de julio de 2006

Chile/Bolivia.- La Iglesia Católica chilena rechaza las acusaciones de la ministra de Exteriores interina de Bolivia

SANTIAGO, 25 Jul. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

El obispo Alejandro Goic, presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, principal representante de la Iglesia Católica de este país sudamericano, rechazó la pasada noche del lunes las acusaciones de la ministra interina de Asuntos Exteriores de Bolivia, Alicia Muñoz, quien dijo que el organismo religioso respaldó "a quienes mataban y hacían desparecer a la gente" tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

En declaraciones difundidas en la web www.iglesia.cl, monseñor Goic se refirió a los dichos de la también ministra de Gobierno de la administración de Evo Morales.

En el marco del foro "El estado y la religión en la nueva Constitución Política del Estado", que se realizó en Santiago, la ministra Muñoz señaló que en su juventud estudió en Chile, durante la dictadura, época de la cual recuerda "cómo los obispos de la jerarquía de la Iglesia Católica daban su respaldo a quienes mataban y hacían desaparecer a la gente".

Las declaraciones de la ministra interina de Exteriores, que en La Paz fueron reproducidas por el diario La Prensa, causaron la inmediata reacción del presidente de los obispos chilenos.

"Lamento mucho la profunda y grave equivocación de la señora (Alicia) Muñoz. El pueblo de Chile y la comunidad internacional son testigos de la sacrificada labor de defensa y promoción de los derechos humanos que llevó a cabo la Iglesia en nuestro país", dijo monseñor Goic.

El religioso dijo que la labor "del Comité de Refugiados, desde los días siguientes al 11 de Septiembre, la tarea del Comité pro Paz y luego, cuando este último hubo de cerrar a instancias del gobierno militar, por la Vicaría de la Solidaridad, permanecen en la memoria histórica como testimonios del compromiso de la Iglesia en Chile con la defensa de los perseguidos".

El obispo señaló que "son incontables los ejemplos de personas que, sin discriminación, recibieron ayudas de estos organismos que les permitieron salvar sus vidas, proteger su integridad física y psíquica, recuperar su libertad y encontrar un espacio para iniciar la incansable búsqueda de sus familiares desaparecidos".

"Las expresiones de la señora Muñoz son totalmente ajenas a la verdad de lo ocurrido. Los numerosos reconocimientos nacionales e internacionales de diversa índole y provenientes de amplios sectores recibidos por la Vicaría de la Solidaridad y otras instituciones de la Iglesia, avalan también lo que señalo", indicó el obispo en la página de la Iglesia Católica.