20 de abril de 2006

Chile/Bolivia.- La OEA aclara que "no será mediador ni arbitro" entre Chile y Bolivia en el conflicto por el mar

El chileno José Miguel Insulza dice que ambas naciones deben resolver bilateralmente la demanda marítima de La Paz

SANTIAGO, 20 Abr. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, dijo hoy en La Paz que el organismo regional "no será mediador ni árbitro" entre Chile y Bolivia y que la demanda del país altiplánico por recuperar una salida al mar debe ser resuelta de manera bilateral.

En su primera visita a la capital boliviana, hasta donde llegó invitado por el presidente Evo Morales, el chileno José Miguel Insulza aseguró que "la OEA considera que sería una buena cosa que haya un diálogo de la solución de este problema así como de otros del continente por parte de los países involucrados".

Tras reunirse por más de tres horas con Morales, Insulza reiteró que el tema de la demanda de Bolivia de recuperar la salida al mar que perdió en la Guerra del Pacífico, en 1879, "debe ser discutido bilateralmente". "La OEA, por lo tanto, no es mediadora", aclaró Insulza, quien dijo además a los periodistas que "la OEA considera este tema (la demanda de una salida al mar) como un tema de interés de todo el continente".

A ORGANISMOS INTERNACIONALES

Por su parte, Evo Morales explicó que, si el problema con Chile no se soluciona en el ámbito bilateral, La Paz recurrirá a organismos internacionales para plantear su demanda.

En el encuentro estuvieron presentes el vicepresidente boliviano, Alvaro García Linera; el ministro de Asuntos Exteriores, David Choquehuanca; el portavoz del Gobierno Morales, Alex Contreras, y dos funcionarios de la OEA, oportunidad en la que el organismo regional suscribió con el Gobierno boliviano un compromiso para colaborar con la instalación Asamblea Constituyente y con la creación de un registro de votantes de la nación altiplánica.

La apretada agenda de la visita del secretario general de la OEA, que se extenderá sólo durante nueve horas, contempla además encuentros con los presidentes de las cámaras de diputados y senadores y un almuerzo con el Mandatario boliviano.