6 de octubre de 2011

Chile.- Los carabineros emplean gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los estudiantes en Santiago

SANTIAGO, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los carabineros chilenos han empleado gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los estudiantes que se habían comenzado a congregar en la céntrica Plaza Italia, en Santiago, desde donde pretendían iniciar una nueva marcha de protesta contra la política educativa del presidente Sebastián Piñera.

La presidenta de la CONFECH, Camila Vallejo, había invitado a los estudiantes a través de su cuenta Twitter a concentrarse en esta plaza de la capital. "Tod@s en plaza Italia a las 10:30, no nos dejemos engañar, el Gobierno intenta desvirtuar nuestra demanda de la gratuidad" en la enseñanza, había reclamado.

Poco después de la hora prevista para el inicio de la concentración, cuando ya había unas 500 personas congregadas, efectivos del cuerpo de Carabineros recurrieron a gases lacrimógenos y a cañones de agua para dispersar a los jóvenes, después de pedirles reiteradamente que abandonaran la zona ya que la marcha no había sido autorizada en ese punto, informa el diario 'El Mercurio' en su edición electrónica.

Tras algunos enfrentamientos con grupos de encapuchados y algunos estudiantes que lanzaron piedras, los agentes consiguieron evacuar la plaza, obligando a los manifestantes a replegarse a otras calles y plazas aledañas.

Posteriormente, los estudiantes se han congregado en la Alameda del Libertador Bernardo O'Higgings, donde se ha cerrado la parada de metro Universidad Católica, y aquí nuevamente se han producido algunos incidentes con los carabineros, que han tratado de dispersar a los jóvenes y evitar que éstos cortaran el tráfico. Según informa Radio Cooperativa, dos reporteros han resultado heridos en estos incidentes.

Tras estos sucesos, Vallejo ha calificado de "lamentable" la actuación de los carabineros, nuevamente a través de Twitter. "Esto es inaceptable, el Gobierno no deja de burlarse de nuestro pueblo, la represión y la violencia de hoy no tienen precedente", ha denunciado.