8 de marzo de 2007

Chile.- Las chilenas sienten que tienen más poder desde que asumió la Presidenta Bachelet en el Día de la mujer

SANTIAGO, 8 Mar. (EP/AP) -

Las chilenas sienten que tienen más poder desde que asumió la presidenta Michelle Bachelet, quien cumple este fin de semana su primer año en el Gobierno, aunque se mantienen discriminaciones en materia de salarios y las cifras de violencia intrafamiliar no han bajado.

Tal como lo prometió en su campaña electoral, Bachelet ha impulsado una serie de medidas que benefician a las mujeres chilenas y que equiparan sus derechos con el género masculino.

Junto con conciliar la acción de los organismos del Estado para proteger a las mujeres que sufren violencia intrafamiliar, se han aumentado las penas para los hombres que golpean a sus mujeres.

Asimismo, Bachelet ha impulsado un cambio a la ley previsional para asegurar jubilaciones mínimas a las mujeres; otro que aseguró que las madres trabajadoras tienen derecho a disponer de una hora de su jornada laboral diaria para amamantar a sus hijos menores de dos años; creó 800 salas cunas; garantizó el derecho a descanso postnatal para las madres adoptivas y y extendió el fuero maternal a las mujeres del servicio doméstico.

En un balance de lo que ha sido el tratamiento del tema femenino en los primeros 12 meses de Bachelet en La Moneda, la ministra del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), Laura Albornoz, señaló que la llegada de la médico socialista al poder Ejecutivo "ha logrado hacer que las mujeres, en el subconsciente de todos los ciudadanos, tengan la sensación de que hoy día tienen más poder".

La ministra recordó que las políticas de género implementadas por Bachelet, quien tiene un gabinete de ministros paritario, "significó un realce del aporte, del papel de la mujer" y dijo que la presidenta ha implementado medidas que trasciendan a su Gobierno, el que finaliza en 2010.

No obstante, la funcionaria estatal reconoció que en la sociedad chilena aún subsisten discriminaciones de salario, ya que las chilenas ganan un 30 por ciento menos que hombres con iguales calificaciones y similares responsabilidades en los empleos, cifra que se eleva a un 56 por ciento de diferencia si hay grados académicos que las distancian de los hombres. Y sólo un 20 por ciento de ellas llega a tener cargos de jefatura.

"El problema más grave que tenemos es la poca autonomía económica que tienen las mujeres en Chile. Hoy, las mujeres no se están yendo de las casas porque no tienen plata para comer", dijo la ministra del Sernam al explicar por qué las chilenas evitan la separación de sus maridos, aunque tengan graves problemas de pareja.

El problema de la violencia intrafamiliar es otra realidad que enfrentan las chilenas. En 2006, 46 mujeres murieron asesinadas por sus parejas y siete de cada 10 chilenas han sido víctimas de física o psicológica.