27 de marzo de 2007

Chile.- La crisis del transporte público motiva a Bachelet a su segundo cambio de ministros en un año

SANTIAGO, 27 Mar. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

La Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, realizó hoy su segundo cambio de ministros, en medio de la crisis generada por la implementación de un nuevo plan de transporte público en la capital de este país sudamericano.

En el segundo cambio de Gabinete en un año de Gobierno, la mandataria confirmó que pidió la renuncia a cuatro de sus ministros, porque, según dijo, "las cosas no se han hecho bien".

El anuncio de las peticiones de renuncia fue realizado minutos antes por el ministro portavoz de la sede de Gobierno, Ricardo Lagos Weber.

En un discurso leído en La Moneda y tras el cual no aceptó preguntas de la prensa, Bachelet anunció medidas para terminar con los problemas generados por el plan Transantiago, el más importante cambio en el sistema de movilización colectiva en 60 años, el que ha generado graves problemas desde su puesta en marcha, el pasado 10 de febrero, debido a la falta de autobuses, fallas en los recorridos urbanos y en la aplicación del diseño original, que buscaba terminar con la congestión y bajar los índices de contaminación ambiental.

La presidenta solicitó la dimisión a los ministros de Transportes, Sergio Espejo; Justicia, Isidro Solís; Defensa, Vivianne Blanlot, y Secretaría General de la Presidencia (que coordina la relación entre el Gobierno y el Parlamento), Paulina Veloso.

Los salientes secretarios de Estado serán reemplazados por René Cortázar en Transportes; Carlos Maldonado en Justicia; José Goñi Carrasco en Defensa y José Antonio Viera-Gallo en la Secretaría General de la Presidencia.

Si bien los cambios realizados por Bachelet mantienen los equilibrios políticos en la coalición de centro izquierda que la acompaña en La Moneda, terminan con la paridad entre hombres y mujeres que había instalado cuando llegó al Gobierno, en marzo de 2006.

Otra decisión de la presidenta fue designar un nuevo ministro de Energía, Marcelo Tokman, con lo que separa esta cartera de la de Minería, que seguirá a cargo de Karen Poniachik.

Asimismo, decidió nombrar una ministra para el recién creado Ministerio de Medio Ambiente, que quedará a cargo de Ana Lya Uriarte.

DISCULPA

Visiblemente afectada y con voz temblorosa, Bachelet se dirigió al país señalando que ha sentido mucha cercanía con los millones de habitantes de Santiago, que han padecido largas esperas y aglomeraciones nunca antes vistas, a causa de las fallas del nuevo plan de transportes.

"No es común que un presidente se pare frente a la nación y diga: Aquí las cosas no se han hecho bien", dijo. "No es explicable que un sistema de transporte hecho para integrar mejor a la ciudad esté siendo una fuente de dificultades y de discriminación. Y eso no lo voy a tolerar", señaló enérgicamente.

Aseguró que, como presidenta, se hace cargo "de la responsabilidad gubernamental en las deficiencias de la puesta en marcha de Transantiago, como de los problemas relacionados con su propio diseño" y aseguró que, a su juicio, "no lo han hecho del todo bien ni el Gobierno ni los empresarios involucrados en el sistema".

"Me siento cercana y conmovida por los que sufren, por los que tienen más necesidades y por eso me ha dolido profundamente lo que ha pasado en estos días, y que ha golpeado con más fuerza a los más pobres de nuestro país y de Santiago, porque nadie se merece estas penurias", expresó Bachelet.

Tras recordar que la calidad de vida de los chilenos ha mejorado considerablemente en los últimos años, la mandataria reconoció que, no obstante, debido a los errores del Transantiago, "los habitantes de Santiago y los más pobres en particular se merecen una disculpa de todos nosotros". "Los ciudadanos han tenido un comportamiento extraordinario, han tenido mucha paciencia", continuó, ya que "han puesto de su parte cuanto han podido, y si un cambio siempre cuesta asumirlo, hay que reconocer que han debido soportar más dificultades de las tolerables en este caso".

La mandataria comprometió todos sus esfuerzos en solucionar los problemas y dijo que su Gobierno seguirá trabajando con fuerza para sacar adelante al país.