17 de diciembre de 2012

Chile.- Dimite el ministro de Justicia chileno por corrupción

SANTIAGO, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Justicia chileno, Teodoro Ribera, ha confirmado este lunes su dimisión tras varios días de especulaciones por un caso de corrupción en relación a la entrega de certificados de calidad de las universidades a cambio de dinero cuando era rector de una universidad privada.

Ribera ha defendido su gestión al frente del Ministerio y ha asegurado que el caso de corrupción en el que se ha visto involucrado procede de "acusaciones tendenciosas".

El ya exministro está acusado de mantener contactos con el expresidente de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) Eugenío Díaz --condenado por corrupción y cohecho--, que se encargaba de valorar la calidad de la educación superior, cuando el exministro tenía participaciones en la privada Universidad Autónoma de Chile --de la que fue rector-- y en el instituto de formación técnica INCACEA.

Según diversos correos electrónicos publicados por los medios de comunicación chilenos, Díez habría reclamado dinero para acreditar la calidad de las universidades. Aunque supuestamente Ribera no accedió al chantaje, el ya exministro le colocó como asesor en la escuela de formación de la Policía de prisiones.

"He venido a agradecer al presidente de la República los actos y declaraciones de confianza que él y el Gobierno me han otorgado durante estos difíciles días. Con todo he presentado mi renuncia indeclinable al cargo de ministro de Justicia", ha explicado Ribera en una comparecencia a la que ha acudido el presidente chileno, Sebastián Piñera.

El exministro ha asegurado que es una "víctima de acusaciones tendenciosas, basadas en hechos inconexos, sin fundamentos o falsos" que pretenden acusarle "injustamente de hechos reprochables". Ribera ha criticado que para montar las acusaciones de corrupción "se ha escarbado en viejos expedientes, omitiendo informar sobre la verdad establecida".

El extitular de Justicia ha asegurado que dimite para poder intentar limpiar su imagen y la de su familia. Renuncio "bajo la férrea convicción de que ninguna de mis actuaciones, privadas ni ministeriales, se han apartado de la línea ética y legal", se ha defendido. Ribera ha añadido que cuando se aclare la polémica en la que se ha visto envuelto volverá a trabajar para el Ejecutivo chileno.