10 de septiembre de 2006

Chile.- Encapuchados lanzaron bomba incendiaria contra La Moneda en marcha por el 11 de septiembre

SANTIAGO, 10 Sep. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme)

Un grupo de encapuchados lanzó hoy una bomba incendiaria contra una de las ventanas del Palacio de La Moneda, sede del Poder Ejecutivo chileno, en el marco de una marcha organizada para recordar los 33 años del Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, que inició 17 años de dictadura y que se conmemora mañana lunes.

La manifestación, de carácter pacífico, había sido convocada por la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, y si bien se desarrolló sin incidentes en un principio, la participación de un grupo de medio centenar de encapuchados logró complicar el desarrollo del acto de conmemoración.

La bomba "molotov" logró, durante breves instantes, incendiar parte de una ventana de la sede del gobierno que da a calle Morandé, justo al lado de la puerta por la cual los militares sacaron el cadáver del Presidente Salvador Allende la tarde del 11 de septiembre de 1973.

En los incidentes, que fueron protagonizados, según fuentes de la policía, por integrantes de un grupo de anarquistas y cabezas rapadas, resultaron heridos dos carabineros (policía militarizada) y se produjeron daños considerables en una sede bancaria estatal y en un establecimiento de comida rápida.

La marcha siguió avanzando hasta el Cementerio General de Santiago, donde los organizadores rindieron un homenaje a las víctimas de la dictadura, en el Memorial que recuerda a los ejecutados políticos y a los detenidos desaparecidos, ceremonia que se realizó pacíficamente.

No obstante, en las afueras del camposanto, decenas de encapuchados, en su mayoría menores de edad, se enfrentaron a piedras con la policía, la que registró un número aún indeterminado de detenidos, la que se supone supera el medio centenar.

Debido a la violencia de los desórdenes, la policía debió utilizar carros lanzaaguas y diseminar bombas lacrimógenas para lograr dispersar los grupos de manifestantes.

LA MONEDA

Por su parte, el ministro del Interior, Belisario Velasco, al conocer de los incidentes ocurridos en esta marcha que había sido autorizada por la Intendencia, lamentó los disturbios y los rechazó a nombre del gobieno, "porque los ciudadanos quieren manifestarse en paz y gente como ésta causa destrozos en la propiedad pública y privada y daña a personas que quieren circular libremente por las calles de Santiago".

"Los convocantes tienen que hacerse responsables del resultados de las marchas y de lo que en ellas ocurra. La libertad de expresarse limita con el derecho de los ciudadanos a vivir en paz", explícó el jefe del Gabinete de la Presidenta Michelle Bachelet, quien horas antes había hecho un llamado a conmemorar "en paz" lo que definió como "la tragedia" del 11 de septiembre de 1973.