4 de diciembre de 2012

Chile/España.- El ministro de Justicia chileno visita el Tribunal Supremo y se interesa por su funcionamiento

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Justicia chileno, Teodoro Ribera Neumann, ha visitado este martes el Tribunal Supremo español en el marco de la visita que está realizando a Madrid para conocer de primera mano el sistema procesal civil de nuestro país de cara a la reforma que pretende acometer el país iberoamericano.

Neumann, que viaja acompañado precisamente de magistrados del Tribunal Supremo chileno y diputados, se ha entrevistado con el presidente de la Sala Primera, Juan Antonio Xiol Ríos, que ha excusado la presencia del presidente del Tribunal Supremo, Gonzalo Moliner Tamborero, que se encuentra fuera de España en visita oficial, ha informado el Supremo en un comunicado.

Durante la visita, precia el comunicado, se ha mantenido un encuentro con la Sala Primera del Tribunal Supremo, en el que el presidente de la Sala y sus cuatro magistrados más antiguos han informado a la delegación chilena de cómo está estructurada la Sala y cuáles son sus funciones.

Asimismo, durante el encuentro se han planteado diversas cuestiones sobre el funcionamiento del sistema de casación español que interesaban a la delegación chilena.

Según informó ayer la Embajada chilena en Madrid, el ministro de Justicia ha viajado acompañado por los magistrados de la Corte Suprema Juan Araya, Patricio Valdés y Héctor Carreño, el presidente de la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia del Congreso, Cristián Monckeberg; además de los diputados Jorge Burgos y Giovanni Calderón; y los profesores redactores del nuevo código, Raúl Tavolari y José Pedro Silva.

Chile ha iniciado una profunda reforma a la justicia civil, con el fin de modernizar y agilizar la resolución judicial de los conflictos civiles y comerciales, que ocupan más del 60 por ciento de las causas en los tribunales del país, explica la Embajada.

El proyecto de Nuevo Código Procesal Civil chileno, "columna vertebral de la reforma", se encuentra actualmente en discusión en el Congreso y permitirá iniciar una de las principales transformaciones judiciales de la historia, mediante una profunda modificación a los procedimientos civiles.

Actualmente, en Chile la primera instancia de un juicio ordinario se demora 821 días de media, mientras que con el nuevo sistema, ésta se reduciría a 170 días. Para ello, se prevé proceder a la sustitución del actual procedimiento, esencialmente escrito y desconcentrado, a uno por audiencias, dando predominancia a la fase oral y más dinámico.

De este modo, las personas que tengan un conflicto civil o comercial, ahorrarán tiempo y dinero a la hora de hacer frente a juicios en materias tan cotidianas como problemas con arriendo, compraventa de bienes, cobro de deudas, cumplimiento de contratos, o indemnización de perjuicios, entre otros, aclara la Embajada.