19 de mayo de 2014

Estudiantes ven insuficientes leyes de reforma educativa de Bachelet

Estudiantes ven insuficientes leyes de reforma educativa de Bachelet
REUTERS
    SANTIAGO, 19 May. (EUROPA PRESS) -

   Los estudiantes chilenos han considerado insuficientes los tres proyectos de ley que la presidenta del país, Michelle Bachelet, ha presentado este lunes para acabar con el lucro, el copago y las pruebas de admisión en los centros académicos que reciben dinero público.

   "El contenido es insuficiente y se contradice con las expectativas que generó el actual Gobierno, ya que no garantiza el fin de la educación de mercado ni sus excesos. En ningún caso hay una medida clara de fortalecimiento de la educación pública", ha dicho la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh), Melissa Sepúlveda.

   Sepúlveda ha indicado que la mayor duda de los estudiantes es "si el Gobierno seguirá entregando concesiones a la educación pagada" porque --según ha sostenido-- hasta ahora solamente "ha regulado un sistema discriminatorio" señalando como "el punto más crítico" el relativo al fin del lucro.

   "Ahí está la mayor contradicción, porque no nos queda claro si seguirán beneficiando la libertad de los sostenedores sobre el derecho de los estudiantes", ha denunciado, en declaraciones recogidas por el diario chileno 'El Mercurio'.

   También ha criticado que se trata de tres leyes que se han elaborado "a espaldas de los estudiantes". "Los proyectos los generaron entre cuatro paredes. El ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, señaló que conversó con nosotros, pero nunca fue así", ha aseverado.

   Luego de que la Presidenta Michelle Bachelet diera a conocer los lineamientos del proyecto de la reforma educacional que hoy se despachó al Parlamento, los estudiantes secundarios reiteraron sus preocupaciones por la "letra chica" que, a su juicio, queda patente en el documento.

   En la misma, la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), ha denunciado las "incongruencias" del Gobierno en "la letra chica", afirmando que las tres iniciativas legislativas "carecen del cambio estructural" requerido.

   La ACES ha considerado que con estos proyectos de ley el Gobierno asume un compromiso con los empresarios dedicados al sector educativo. "El Estado no se está haciendo cargo de la educación en su conjunto y respalda a los sostenedores", han lamentado.

   El vocero nacional de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones), Ricardo Paredes, ha confiado en poder debatir los tres borradores con el Gobierno. "Esperamos que el ministro de Educación nos los haga llegar a nuestras manos", ha dicho.

   En este contexto, Sepúlveda ha confirmado la convocatoria realizada ayer por la Confederación para marchar el próximo 21 de mayo por Santiago de Chile, en los que será la segunda gran marcha por la educación durante el segundo mandato de Bachelet.

   "Desde el movimiento estudiantil vemos la necesidad de reposicionarnos y mostrarle al país que lo que se ha prometido no es más que la regulación de un sistema que llama a la segregación", ha explicado.

CRÍTICAS DEL SECTOR PRIVADO

   A ello, el presidente de la Federación de Instituciones de Educación Particular (FIDE), Jesús Triguero, ha añadido que dichos proyectos de ley "no abordan el núcleo fundamental, que es el tema de la calidad".

   Triguero ha indicado que, aunque "son iniciativas que estaban puestas en las demandas sociales, no están apuntando al corazón de la reforma educativa, porque con la gratuidad, con el no copago y con la no selección no se arregla la calidad".

   El titular de la FIDE ha insistido en que para conseguir este objetivo hay que "garantizar la provisión mixta --que Chile tenga una educación particular pagada, subvencionada, municipal-- y propiciar en los colegios la pluralidad de proyectos educativos".

PRIMEROS PASOS DE LA REFORMA EDUCATIVA

   Bachelet ha firmado hoy los proyectos de ley con los que el Gobierno pretende poner fin al lucro, el copago y las pruebas de admisión de alumnos en los centros académicos que reciben dinero del Estado chileno.

   La jefa de Estado ha denunciado que el lucro, el copago y las pruebas de admisión "fomentan la discriminación, la segregación y las inequidades". "Debemos terminar con ellos para tener un sistema mejor, más integrado, más justo", ha defendido.

   Además, ha sostenido que estos tres proyectos de ley recogen las planteadas por estudiantes y profesores "en las calles" en demanda de "una educación de calidad, gratuita e integradora", según ha informado el diario chileno 'El Mercurio'.

   Bachelet ha subrayado que "se está dando el primer paso de la reforma educacional más significativa que Chile ha tenido en los últimos 50 años". "Estamos cumpliendo con lo que nos comprometimos:, iniciar un proceso que permita asegurar calidad, gratuidad y acceso a la educación", ha dicho desde el Palacio de La Moneda.

MOVIMIENTO ESTUDIANTIL

   Desde hace tres años, estudiantes y, en menor medida, profesores chilenos han tomado las calles del país sudamericano en demanda de una educación pública, gratuita y de calidad que termine con el actual sistema de financiación a través de créditos de la banca privada.

   El clamor de la comunidad educativa chilena obligó al ex presidente Sebastián Piñera (2010-2014) a aprobar una reforma educativa y una reforma fiscal para financiar la primera que, según estudiantes y profesores, no solucionó los problemas del sector.

   La reforma educativa de Piñera permitió, como gran avance, que el Estado asumiera la gestión de los créditos bancarios en la enseñanza universitaria con mejores condiciones que las ofrecidas hasta entonces por la banca privada a los estudiantes.

   Pero los estudiantes rechazaron esta propuesta porque no respondía a su deseo de que Chile tuviera una educación pública y gratuita ya que, aunque mejoró el sistema existente, aún obliga a los alumnos a recurrir a créditos para financiar la educación universitaria.

   Bachelet, que volvió a La Moneda el pasado 11 de marzo, lleva en su programa de Gobierno una reforma educativa que sí colmaría las demandas de estudiantes y profesores.

   Los estudiantes ya han expresado sus "dudas" al considerar que su propuesta de reforma educativa es "ambigua" y que está dominada por una "visión económica". Además, han pedido un proyecto de ley integral, en lugar de tres independientes.

   Los manifestantes echan en cara a Bachelet que durante su Gobierno (2006-2010) y, especialmente, durante los 20 años de mandato de la Concertación --coalición izquierdista-- no se promovió una reforma educativa para garantizar su gratuidad y universalidad.