10 de junio de 2012

Chile.- Los estudiantes convocan una jornada de paro nacional para el 28 de junio contra "el lucro en la educación"

SANTIAGO DE CHILE, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Confederación de Estudiantes Chilenos (Confech) ha convocado este sábado una jornada de paro nacional para el jueves 28 de junio para protestar contra "el lucro en la educación", según ha confirmado su líder, Gabriel Boric.

"Es muy frustrante para todos que no tengamos respuestas, por eso convocamos a la gente a que no baje los brazos y continuemos movilizados", ha exhortado el también presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile.

"Queremos convocar a este paro nacional en claro rechazo al lucro de la educación", ha ensalzado Boric. El sistema educativo de Chile "hace agua por todos lados", ha apostillado.

La próxima reunión de la Confech estará cargada de simbolismo, ya que será celebrada por primera ocasión en una universidad privada --la Universidad Diego Portales--, en la que se avanzará las movilizaciones a emprender para responder al rechazo del Gobierno a sus reclamos.

No obstante, Boric ha indicado que los estudiantes "estamos abiertos a avances estratégicos parciales", bajo la condición de que exista voluntad política, según ha recogido el diario chileno 'La Tercera'. En este sentido, también ha hecho un llamamiento a la clase política chilena para que proteja la educación pública, en detrimento del lucroso negocio de la privada.

APOYO DE SECUNDARIA

La huelga estudiantil ha sido respaldada por los alumnos de Secundaria, agrupados en torno a la Aces, cuya líder, Eloísa González, ha apelado por una "educación estatal gratuita de excelencia y con control comunitario".

Para el 20 de junio, además, han convocado una jornada de reflexión para defender las propuestas del sector estudiantil y que, según ha sostenido González, el Gobierno de Sebastián Piñera rehúsa.

La otra organización mayoritaria de estudiantes de Secundaria, la Cones, también ha ratificado su apoyo a la jornada de paro nacional. Este ha sido "un año sin respuestas", ha reprochado el portavoz de Cones Christofer Saravia.