19 de octubre de 2011

Chile.- El Gobierno acusa a grupos coordinados de violencia en las marchas de ayer, en las que se detuvo a 263 personas

SANTIAGO, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El subsecretario del Interior de Chile, Rodrigo Ubilla, ha asegurado este miércoles que los responsables de los desórdenes en las manifestaciones estudiantiles son "grupos coordinados" después de que se hayan producido nuevos disturbios a primera hora de la mañana durante este segundo día de huelga general.

En total, las fuerzas de seguridad detuvieron a 263 personas por participar en disturbios durante la primera jornada de 48 horas convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la Confederación de Estudiantes Universidad de Chile (CONFECH).

Ubilla criticó la quema del autobús y las barricadas que montaron grupos violentos en Santiago durante las manifestaciones del martes, asegurando que solo querían "producir violencia y destrucción", según el periódico 'La Tercera'.

"Hay grupos coordinados, actuando de común acuerdo en distintos puntos de la capital, con el fin de alterar el orden público", aseguró. El subsecretario expresó que se han puesto en contacto con la Policía para que les consigan toda la información posible sobre los culpables de la quema del autobús.

Este miércoles, se han vuelto a producir enfrentamientos a primera hora de la mañana entre los carabineros y los estudiantes, que llevan cinco meses de huelga por una educación pública y gratuita. Las asociaciones estudiantiles han mantenido la convocatoria de concentraciones por todo el país.

El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, anunció el martes que aplicará la Ley de Seguridad del Estado contra los responsables del incidente. Ubilla señaló que se trata de "una señal clara y nítida del rechazo que el Gobierno el da a este tipo de acciones".

Esta ley permite reprimir con mayor fuerza las manifestaciones y encarcelar a los responsables, si se trata de huelgas ilegales. Además, aplicando dicha norma, las penas pueden ser mayores y convierte en delitos algunas actividades que no figuran como infracciones en el código penal. El dictador Augusto Pinochet (1973-1990) utilizó en varias ocasiones dicha ley.