5 de septiembre de 2008

Chile.- El Gobierno chileno se ve obligado a financiar el plan de transportes con fondos para casos de catástrofes

SANTIAGO, 5 Sep. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

El Gobierno chileno anunció hoy su decisión de financiar el polémico plan de transportes de Santiago con un fondo destinado por la Constitución Política para casos de catástrofe.

Tras la negativa de la oposición de derechas de aprobar un proyecto de financiación que La Moneda había enviado al Parlamento, la jefa del Ejecutivo, Michelle Bachelet, citó hoy a sus ministros en la sede del Ejecutivo para que, como exige la ley, firmaran el decreto mediante el cual se hacen responsables, como avales, del uso del fondo especial.

El plan Transantiago, implementado en febrero de 2007, ha sido el mayor problema del Gobierno de Bachelet, el que ha resultado afectado en las encuestas por el rechazo ciudadano a los innumerables fallos en la implementación del sistema.

El dos por ciento constitucional, que es ese porcentaje del presupuesto nacional, asciende a unos 561 millones de euros, cerca de 850 millones de dólares, y es un mecanismo destinado a financiar los gastos causados por catástrofes que afecten directamente a la ciudadanía. Ésta es la primera ocasión en la que un gobierno posterior a la dictadura se ve en la obligación de utilizar este fondo especial.

Tras la firma del decreto, el ministro de Hacienda, Andrés Velasco, aclaró que el gasto social no se verá afectado por el uso del dos por ciento y que lo que se hará será una reasignación de los recursos estatales.

"Hoy somos totalmente coherentes con el compromiso que asumimos.

Dijimos que íbamos a buscar la continuidad y la necesaria financiación para este sistema de transporte que usan seis millones de personas todos los días", explicó.