30 de junio de 2014

El líder de los demócrata cristianos lamenta el "tinte marcadamente de izquierda" del Gobierno de Bachelet

SANTIAGO, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Democracia Cristiana en Chile, Ignacio Walker, ha manifestado este lunes su preocupación por el "tinte marcadamente de izquierda" que está adquiriendo la coalición que respalda a la presidenta del país, Michelle Bachelet, y ha reconocido que en ocasiones dentro de la Nueva Mayoría "hay un cierto ninguneo" hacia el movimiento que él lidera.

Walker ha incidido en que DC forma parte de Nueva Mayoría, "que es una buena idea", y del Gobierno de Bachelet, "pero somos la Democracia Cristiana y por lo tanto, lo que ofrecemos es un punto de vista no más que eso, no menos, a partir de nuestra propia identidad para enriquecer la propuesta" tanto del Ejecutivo como de la coalición gobernante, ha afirmado en declaraciones a Radio AND recogidas por el diario 'El Mercurio'.

Walker ha reconocido que el problema es que la Nueva Mayoría "tiene un tinte más marcadamente de izquierda, obvio, son siete partidos políticos, seis de los cuales son de izquierda y la DC no lo es". "Es ahí donde empieza a fallar un conglomerado como la Nueva Mayoría que tiene este tinte marcadamente de izquierda, porque nosotros creemos en un gobierno de centro izquierda", ha añadido.

En este sentido, ha incidido en que "hay una creciente hegemonía de un sector de la izquierda al interior de la Nueva Mayoría, a diferencia de una Concertación que fue de centro izquierda", en referencia a la anterior alianza de partidos de izquierda, centro y centro izquierda.

Asimismo, Walker ha dicho que el "80 o 90 por ciento" de su partido tiene "una cierta percepción de que la voz, el punto de vista de la DC, no es suficientemente tomado en cuenta y es más que a veces hay un cierro ninguneo respecto de la DC".

REFORMA EDUCATIVA

En este sentido, el senador y miembro de la comisión de Educación en el Senado ha indicado que se enteró de los tres proyectos presentados por el Gobierno recientemente "una vez que estuvieron ingresados en el Parlamento".

"Así no se hacen las cosas, esto requiere una cierta maduración en lo que se llama trabajo prelegislativo", ha reprochado, si bien ha reconocido que "el Gobierno ha mejorado mucho" en el último par de meses.

La semana pasada Walker protagonizó un encontronazo con la propia Bachelet al hilo de la reforma educativa. El senador de DC dijo que "jamás vamos a aceptar que se impida que los padres puedan elegir la educación de nuestros hijos. La DC va a garantizar que los padres elijan el colegio para sus hijos".

Ante estas afirmaciones, la presidenta salió al paso asegurando que "nosotros en la reforma educacional no queremos decirles a los papás dónde meter a sus hijos en el colegio". "Son los papás los que tienen que decidir eso, no cabe la menor duda. Pero lo que no queremos es que ninguna familia, porque tenga una característica u otra, sea excluida de manera arbitraria", agregó.