4 de abril de 2006

Chile.- Michelle Bachelet anuncia un plan para profesionalizar a las Fuerzas Armadas chilenas

La presidenta socialista implementará medidas que terminen también con el servicio militar obligatorio

SANTIAGO, 4 Abr. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció hoy la puesta en marcha de un proceso de transición de las Fuerzas Armadas del país hacia un cuerpo armado profesional, que en un plazo de entre 5 y 10 años dé forma al Ejército del futuro, iniciativa que forma parte de las 36 medidas previstas para los 100 primeros días de Gobierno.

Durante una vista al Regimiento de Infantería número 1 de Buin, en la zona norte de Santiago, donde se reunió con jóvenes que ingresaron al Servicio Militar (milicia), Bachelet explicó que este nuevo modelo pretende contar con un cuerpo de hombres y mujeres absolutamente profesionales, de entre 8.000 a 9.000 efectivos, y un grupo restante de soldados conscriptos voluntarios.

La mandataria socialista señaló que, para lograr este nuevo esquema, se aumentará año tras año el número de soldados profesionales, un proceso que ya se inició y que este 2006 continuó con el ingreso de 500 efectivos.

El otro método corresponde al aumento de los estímulos a los soldados conscriptos, a los que se les entregará mayores incentivos desde el punto de vista educacional, del ingreso que reciben y de otros "que les permita a los jóvenes de Chile, hombres y mujeres, que esta experiencia no sólo significa entregar al país, sino que además ganar en conocimiento, experiencia y en calificaciones específicas". En este sentido, destacó que ayer lunes, 3 de abril, se llegó a 1.000 mujeres soldados conscriptas voluntarias.

La mandataria chilena también manifestó que se aplicará un reajuste a la asignación mensual de los soldados conscriptos y dijo que, con esta medida, "queremos que haya más voluntarios".

Informó también de que el tercer lineamiento apunta a la disminución del número de conscriptos que ingresan de manera obligatoria.

Bachelet subrayó que este plan de modernización y profesionalización brindará muchos beneficios al país. "Tanto en Chile como a nivel del mundo, no hay desarrollo sin seguridad y, si queremos un país que se desarrolle y que le dé más a cada uno de sus hijos e hijas, necesariamente debemos tener una país seguro internamente, pero también que viva en paz con el resto del mundo", puntualizó.