15 de mayo de 2007

Chile.- La oposición condiciona nuevos fondos a que La Moneda reconozca que el nuevo plan de transportes es un fracaso

El Gobierno critica a legisladores que hablan de "estallido social"

SANTIAGO, 15 May. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

La oposición chilena condicionó hoy su aprobación en el Parlamento a la nueva inyección de fondos para el plan de transportes de la capital, que fue inaugurado en febrero, a que La Moneda reconozca que el programa ha sido un fracaso y que tome la decisión de reemplazarlo por un nuevo sistema.

Después de tres meses de funcionamiento del Plan Transantiago, los problemas iniciales de funcionamiento no han cesado, a pesar de que, incluso, los fallas operativos han implicado varias modificaciones al plan original, un cambio de ministros y la renuncia del presidente del Metro.

Por estos días, La Moneda intenta obtener los votos necesarios para inyectar 214 millones de euros al Transantiago, lo que permitiría enfrentar las millonarias pérdidas causadas por los problemas del sistema, medida a la cual se opone la derecha, que considera que se trata de una "solución parche" y no una de fondo.

El sábado pasado y ayer lunes, el metro debió cerrar sus puertas por varios minutos, causando un caos en las calles, con el creciente descontento de los pasajeros que, a esa hora, se dirigían a sus trabajos. La situación obligó a la intervención de la policía, que disolvió las manifestaciones de forma violenta.

La situación causó la inmediata reacción no sólo del Gobierno, que lamentó los hechos y dijo "solidarizarse" con los afectados, sino también de la oposición, que dijo que el Transantiago causará un "estallido social" si La Moneda no pone en marcha una solución "inmediata".

Este martes, el presidente de Unión Demócrata Independiente (UDI), senador Hernán Larraín, hizo un llamamiento a hacer un "borrón y cuenta nueva con el Transantiago". "No queremos más que se prolongue un sistema que ha causado tantas humillaciones a la gente, para eso tendrán (el gobierno, en el Congreso) nuestro apoyo a los recursos".

En un llamamiento directo a La Moneda, Larraín dijo "invitamos, emplazamos, le rogamos, díganme ustedes cómo se lo decimos al Gobierno, para que termine con el Transantiago y hagamos un sistema razonable, queremos evitar cualquier estallido social, queremos evitar las discusiones políticas, aquí lo único que interesa es resolverle el problema a los santiaguinos".

El senador dijo que el Transantiago "no se puede seguir parchando, hay que cambiarlo por uno distinto". "No cabe la menor duda de que el Transantiago fracasó. Es una tragedia que los santiaguinos no pueden seguir soportando ni sufriendo. Hay que darlo por fracasado", aseguró.

Al criticar la nueva inyección de recursos dispuesta por La Moneda, señaló que, a su juicio, "el Gobierno está pidiendo más plata para seguir con lo mismo. Nosotros estamos dispuestos a darle todo lo que sea necesario para tener un nuevo sistema, pero uno que funcione de verdad".

MINISTRO PORTAVOZ

En La Moneda, en tanto, el ministro portavoz del Gobierno, Ricardo Lagos Weber, dijo que cuando lee los diarios "y veo las declaraciones que se han hecho en materia de que aquí puede haber un estallido social de que van a incendiar la ciudad, creo que hay que ser más cuidadoso".

"Sacar ventajas políticas en estas circunstancias no me parece razonable; si se quiere hacer se tiene que hacer de manera inteligente por último, porque lo que se está haciendo, con el vocabulario que se está utilizando de que se va a incendiar la ciudad, o que van a haber estallidos sociales, creo que no ayuda".

"Estamos todos conscientes que aquí los santiaguinos han hecho esfuerzo muy grande de paciencia. Los ciudadanos no tienen porqué tener paciencia, ellos tiene que exigir al gobierno que les cumpla y a las autoridades que lleven a cabo los programas de gobierno", señaló Lagos Weber.

EX PRESIDENTE FREI

Por su parte, el ex Presidente chileno y actual senador del Partido Demócrata Cristiano (PDC), Eduardo Frei, visitó hoy, en una audiencia privada, a Michelle Bachelet, con quien habría tratado, según trascendidos, su propuesta de crear una empresa estatal de transportes.

"No soy técnico en transporte, pero he sido Presidente de Chile y nadie me va a venir a dar lecciones sobre lo que el Estado de Chile puede o no puede hacer, ni tampoco acerca de lo que realmente necesita la gente", dijo, molesto por las críticas que, en todos los sectores políticos, ha generado su iniciativa.

"Hay que asumir, de una vez por todas, que el Transantiago es un plan mal diseñado y por tanto difícilmente podrá ser implementado correctamente. Hay que ponerse colorado una vez. Hay que tomar una opción y esa opción es que hagamos derechamente un sistema de transporte estatal como en las grandes ciudades del mundo", señaló.