27 de febrero de 2007

Chile/Perú.- La Justicia chilena escuchará mañana los alegatos por la extradición de Alberto Fujimori

SANTIAGO, 27 Feb. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

La defensa del ex presidente peruano Alberto Fujimori deberá presentar mañana miércoles sus argumentos ante la Justicia chilena para impedir la extradición que han solicitado los tribunales peruanos, que lo acusan de una docena de casos de violaciones a los Derechos Humanos y corrupción mientras gobernó ese país.

Tras 15 meses de permanencia en Chile, a donde llegó en noviembre de 2005, el ex presidente intentará impedir que los tribunales peruanos lo lleven a Lima para juzgarlo por los delitos presuntamente cometidos durante sus tres gobiernos.

Fujimori, de 68 años, llegó a Chile desde Japón, donde se refugió en 2000 tras abandonar Lima en su tercer período de gobierno, al que renunció desde Tokio y por fax, en medio de una de las más grandes crisis económicas, políticas y sociales que han afectado al país del Rímac.

En un fallido intento por lanzarse como candidato a la Presidencia (en los comicios que finalmente ganó el aprista Alan García), Fujimori debió enfrentarse a la justicia chilena, que acogió la solicitud de Perú y lo sometió a un juicio de extradición, instruido por el juez Orlando Álvarez, cuyo plazo se vence mañana.

Entretanto y tras seis meses de cárcel, Fujimori fue dejado en libertad bajo fianza, como permanece hasta hoy. Manteniendo un bajo perfil y sin querer responder a los permanentes requerimientos de la prensa, el ex presidente ha viajado a la costa y al sur de Chile.

La semana pasada, su cambio de casa, a un departamento cercano a la Embajada de Japón en Santiago, causó inmediatas reacciones en Lima, donde sus detractores expresaron sus temores de que Fujimori esté planeando pedir asilo en la sede diplomática si el juicio se falla en su contra. Al respecto, las autoridades chilenas dieron garantías de que Fujimori está siendo vigilado con los resguardos necesarios para su caso.

Mañana, la corte chilena deberá responder a los requerimientos del Gobierno de Perú, que considera que Fujimori es extraditable en el marco de un tratado bilateral con Chile, que data de 1936, pues se le acusa de delitos punibles en ambos países, cuyo castigo penal es superior a un año de cárcel, la acción penal no ha prescrito y no se trata de delitos políticos ni militares.