10 de agosto de 2012

Chile.- Piñera llama a derrotar a la delincuencia tras los disturbios en la marcha estudiantil de Santiago

SANTIAGO, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha calificado este jueves de "delincuentes" a los encapuchados que ayer quemaron tres autobuses públicos en la manifestación estudiantil que se celebró en Santiago y ha instado a la población a unirse para derrotar a la delincuencia.

"Ayer, en una presunta marcha estudiantil vimos nuevamente una jornada de violencia, vimos a delincuentes que quemaron tres autobuses del Transantiago", ha dicho el mandatario, en declaraciones recogidas por el diario 'El Mercurio'.

"¿A qué contribuyen ese tipo de actitudes?", ha cuestionado, al tiempo que ha instado "a los chilenos que quieren vivir en paz, que quieren vivir con seguridad, que son la inmensa mayoría, a unirse, más allá de los colores políticos para avanzar en la luchar contra la delincuencia".

"Ésta no es una lucha entre Gobierno y oposición o entre izquierdas y derechas, ésta es una lucha en la que los ciudadanos honestos queremos derrotar a los delincuentes", ha sostenido el jefe de Estado.

Miles de estudiantes universitarios y de secundaria se concentraron ayer con la intención de marchar desde la plaza de Italia hasta la de Los Héroes, recorriendo el centro de la capital chilena, a pesar de que la Intendencia de la Región Metropolitana no autorizó la ruta.

Los carabineros intervinieron con gases lacrimógenos y chorros de agua para dispersar a la multitud que, en su mayoría, continuó la manifestación de forma pacífica por el Parque Bustamante, sin embargo, un grupo de encapuchados se enfrentó a los uniformados y prendió fuego a tres autobuses públicos.

Como consecuencia de los disturbios, un total de 75 personas fueron detenidas, entre ellas un menor de edad, y 49 carabineros resultaron heridos de levedad, según datos de la Intendencia de la Región Metropolitana.

La directora de la oficina gubernamental, Cecilia Pérez, adelantó que presentará una serie de querellas por la quema de autobuses públicos, aludiendo a un delito de incendio que acarrea una pena máxima de diez años. "Vamos a perseverar para que la justicia cumpla su rol, para que no exista impunidad", apuntó.

Por su parte, los líderes estudiantiles han condenado los hechos de violencia acaecidos durante la marcha capitalina, al tiempo que han expresado sus dudas sobre la quema de autobuses públicos, señalando que podría tratarse de un montaje.

Desde hace un año, estudiantes y profesores chilenos se manifiestan en las principales ciudades del país en demanda de una educación pública gratuita y de calidad. En respuesta, el Gobierno ha presentado un plan educativo, que no cumple las aspiraciones de alumnos y docentes.