3 de diciembre de 2006

Chile.- Pinochet experimenta una leve mejoría tras implantarle un bypass y se descarta nueva operación en próximas horas

Los médicos dicen que "está conciente, respirando por su cuenta, pero muy cansado", y advierten que las próximas 48 horas son "vitales"

SANTIAGO, 3 Dic. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia

Riquelme) -

El ex dictador chileno Augusto Pinochet ha experimentado una leve mejoría del infarto de miocardio y edema pulmonar que sufrió en la madrugada del domingo, según informaron esta noche los médicos que lo atienden en el Hospital Militar de Santiago con motivo del tercer parte médico del día tras concluir la segunda operación en la que se le ha instalado con éxito un bypass.

El doctor Juan Ignacio Vergara explicó que las dos microcirugías (angioplastías) de alto riesgo que le fueron realizadas al ex gobernante de facto para instalarle un puente vascular (bypass) resultaron exitosas, por lo que por ahora se descarta una nueva operación de mayor envergadura en las próximas horas.

"Se revisó el procedimiento de angioplastía realizado durante la

madrugada, asegurando el óptimo resultado. En la actualidad el paciente está estable dentro de su gravedad y continuará en la Unidad Coronaria por el equipo especialista, quien conforme a su evolución determinará las acciones a seguir", según un comunicado del Hospital.

No obstante, aclaró que el estado de Pinochet sigue siendo "de gravedad", por lo que las siguientes 48 horas serán vitales. "En las condiciones del general Pinochet, con 91 años, una cirugía coronaria de revascularización es de altísimo riesgo. Hay que hacer todos los esfuerzos posibles para no llegar a esa condición", explicó.

Además, el médico precisó que Pinochet está conciente, respirando por su cuenta, pero muy pero cansado por los análisis a los que fue sometido durante este día. "Se comunica con nosotros y con su familia, pero está cansado, por la serie de procedimientos a los que fue sometido", dijo el doctor Vergara.

"El edema pulmonar ya está resuelto. Fue secundario a la falla cardiaca provocada por el infarto", añadió el doctor Vergara en el comunicado, en el que precisó que el próximo parte médico será entregado mañana lunes a partir de las once de la mañana (las cuatro de la tarde en España).

Tras los anuncios del doctor Vergara, el hijo mayor de Pinochet,

Augusto, salióa la calle a saludar a los cerca de 80 partidarios de su padre que esperaban información sobre el estado de salud del ex dictador. Además de agradecer su permanencia en el lugar, dijo que Pinochet "es un hombre que se ha jugado todo por su país".