10 de diciembre de 2007

Chile.- El primer año de la muerte del ex dictador Augusto Pinochet es recordado discretamente por familiares y amigos

La Moneda aseguró que el fallecimiento del ex general "no es el problema del país".

SANTIAGO, 10 Dic. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

Limitadas a discretas ceremonias de recordación protagonizadas por sus familiares, amigos y ex colaboradores más cercanos, han quedado hoy las actividades para conmemorar el primer año de la muerte del ex dictador Augusto Pinochet Ugarte, quien falleció el 10 de diciembre de 2006, producto de un fallo cardíaco masivo.

Mientras el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet ha asegurado que la muerte del ex comandante en jefe del Ejército "no es el problema del país", sus familiares y amigos más cercanos se han circunscrito a ceremonias religiosas, charlas y la exhibición de un par de documentales, todos actos sin mayor connotación pública.

A primera hora de este lunes, el ministro del Interior, Belisario Velasco, dijo a Radio Cooperativa que el primer año de la muerte de Pinochet, como es normal, será recordado por sus familiares, pero que no es tema relevante para el gobierno. "El país está tranquilo hoy en día, no tiene problema, no es el problema del país la muerte del general Pinochet", dijo.

"La verdad es que a un año de la muerte del general Pinochet yo pienso que hay diferentes miradas, una de sus familiares y amigos que naturalmente sienten su muerte y recuerdan positivamente su figura", agregó.

Velasco dijo que la segunda mirada respecto de Pinochet se refleja en quienes lo ven "con cierto horror y lo responsabilizan de los hechos ocurridos durante los 17 años de dictadura, especialmente por los familiares de los detenidos desaparecidos".

El ministro del Interior descartó que el gobierno chileno persiga políticamente a la familia Pinochet, como han acusado la viuda, los hijos y sus abogados, tras los procesos por enriquecimiento ilícito y evasión tributaria de los cuales han sido objeto, en el marco de la investigación por las cuentas secretas del Banco Riggs.

"No es el gobierno, es la justicia la que actúa por oficio o por demanda o querellas planteadas por familiares de detenidos desaparecidos o por los propios organismos que actúan de oficio. El gobierno tiene que hacer cumplir la ley y en eso vamos a continuar", dijo.

AMARGA QUEJA

La mayor de las hijas de Pinochet, Lucía Pinochet Hiriart, se quejó amargamente esta mañana por quienes han negado su participación en el gobierno de su padre y dijo a la televisión estatal que algunos de sus ex colaboradores y ex partidarios "han querido poner tiempo y espacio y desconocer su participación, muchos de ellos estuvieron en el gobierno de mi padre, pero lo desconocen; otros son conocidos gracias a mi padre, y otros muchos fueron apoyados en su carrera política por mi padre, pero ellos desconocen porque piensan que no les conviene".

Lucía Pinochet anunció que trabaja en una candidatura para ser diputada, pero sin el apoyo de los partidos opositores de la derecha.