15 de enero de 2006

Chile.- Los primeros resultados de las presidenciales chilenas se conocerán antes de las 23 horas de España Peninsular

Autoridades destacaron tranquilidad y transparencia de los cuartos comicios post dictadura

SANTIAGO, 15 Ene. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

Los primeros resultados de las elecciones presidenciales chilenas que se realizan este domingo se podrán conocer antes de las 19 horas de Chile (23 horas en España Peninsular), cuando el Ministerio del Interior entregue el primer cómputo oficial con el 10 por ciento de las mesas que hayan cerrado la recepción de sufragios.

Así lo confirmó este domingo el viceministro del Interior, Jorge Correa Sutil, al entregar el segundo reporte oficial sobre el desarrollo del proceso eleccionario que convoca a 8,2 millones de chilenos y que enfrenta en segunda vuelta a la médico socialista Michelle Bachelet y al empresario opositor Sebastián Piñera.

Correa confirmó que, tal como lo han señalado las autoridades de las provincias y los jefes policiales, "el país se encuentra en completa normalidad".

"Los hechos delictuales reportados y los incidentes puntuales en materia de orden público no alteran el normal desarrollo del proceso eleccionario", dijo el viceministro, al aludir a pequeños incidentes en algunas ciudades.

También ratificó que todos los servicios básicos y de transporte se encuentran funcionando regularmente.

Una curiosidad la representa la distinta situación climática que se vive en Chile durante esta elección. Mientras en la capital, Santiago, la temperatura promedio es de 30 grados Celsius debido al verano austral, en la zona sur hay precipitaciones debido a un inesperado frente de mal tiempo.

LOS CANDIDATOS

Michelle Bachelet y Sebastián Piñera sufragaron muy temprano, a pocas horas de que se iniciara el proceso eleccionario.

La médico socialista, representante del oficialismo, lo hizo en el Colegio Verbo Divino, en la zona más acomodada de Santiago, en Vitacura, donde se registraron incidentes entre los casi 200periodistas, fotógrafos y cámaras que cubrían el hecho noticioso.

Molesta por lo ocurrido, Bachelet realizó breves declaraciones a los medios de comunicación, en las cuales llamó a los chilenos a votar temprano, alabó la tradición democrática del país y expresó su confianza de resultar ganadora, como lo señalan todas las encuestas de opinión.

Sebastián Piñera, en tanto, hizo lo suyo en el Instituto Superior de Comercio, en el centro de Santiago, el mismo recinto donde sufraga el presidente Ricardo Lagos.

También dialogó con la prensa y dijo que estas elecciones son "un libro abierto en el cual la gente escribirá hoy su última página".

El empresario, dueño de Lan Chile, de un canal de TV y de decenas de empresas, dijo estar seguro de que terminará con los 16 años de gobierno de centro izquierda.

LAGOS

Capítulo aparte merece el Presidente Ricardo Lagos, a quienes sus partidarios pidieron públicamente, por primera vez, que se presente como candidato en los comicios que se realizarán en cuatro años más.

Bajo los gritos de "2010, 2010", cientos de hombres que esperaban su turno para votar en el Instituto Superior de Comercio dieron cuenta de por qué Lagos termina su gobierno con un 75 por ciento de apoyo popular.

Su esposa, Luisa Durán, expresó su orgullo por el apoyo recibido por su marido y, al momento de ir a votar, dijo que su familia tiene la tranquilidad de terminar el período con la satisfacción de haber hecho un gran esfuerzo por lograr el bienestar de los chilenos.

NORMALIDAD

La situación de normalidad ha abarcado todo el territorio nacional. Más de 20 mil uniformados de las cuatro ramas de las Fuerzas Armadas se encuentran desde el jueves pasado velando por la seguridad y transparencia de los comicios.

Sólo se han producido incidentes menores en algunas ciudades del interior, algunos desmayos por las altas temperaturas y un fallecimiento en el sur de Chile, ya que una mujer sufrió un infarto mientras esperaba su turno para votar.

El punto negativo, condenado incluso desde La Moneda, se produjo en el comuna de La Pintana, al sureste de Santiago, donde una turba atacó con golpes e insultos al diputado y senador electo Pablo Longueira, del partido derechista de oposición Unión Demócrata independiente (UDI), considerado "heredero" del pinochetismo.

Longueira debió ser evacuado del lugar por militares en un coche policial y un policía resultó herido debido a las piedras y otros elementos contundentes que manifestantes lanzaron al diputado, a quienes llamaron "asesino".