2 de abril de 2015

Chile responde a las notas de protesta peruanas por el espionaje militar

Chile responde a las notas de protesta peruanas por el espionaje militar
REUTERS

SANTIAGO, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Chile ha entregado finalmente su respuesta a las dos notas de protesta enviadas por Perú por el supuesto espionaje militar de Santiago a Lima, según ha informado el ministro de Exteriores chileno, Heraldo Muñoz.

   Nosotros determinamos cuándo entregamos esa respuesta y decidimos hacerlo hoy", ha dicho en declaraciones a los medios de comunicación, de acuerdo con el diario chileno 'La Tercera'.

   Muñoz ha rehusado revelar el contenido, subrayando que "estas notas son reservadas". "Hicimos esta respuesta en función de la decisión soberana de nuestro país", se ha limitado a apuntar.

   El presidente peruano, Ollanta Humala, había advertido al país vecino de que "la respuesta no podía sobrepasar esta semana". "Tiene que salir rápidamente porque ya estamos esperando hace buen tiempo", recordó, según la agencia de noticias ANDINA.

CASO DE ESPIONAJE

   El caso se remonta al mes de febrero, cuando América Televisión reveló que varios oficiales peruanos habrían sido reclutados entre 2006 y 2011, durante el Gobierno de Alan García, por militares chilenos que se hicieron pasar por empresarios italianos para espiar al país vecino.

   El Gobierno peruano envió en la segunda quincena de febrero una primera nota de protesta a Chile y llamó a consultas a su embajador en Santiago, Fernando Rojas.

   En respuesta, el Gobierno de Michelle Bachelet también llamó a su embajador en Lima y su Ministerio de Exteriores aseguró que no promueve ni acepta acciones de espionaje ni en otros países ni en su territorio.

   Posteriormente, a inicios del mes de marzo, Humala anunció que retiraba a su embajador en Santiago, a la espera de que Chile enviara las respuestas del caso.

   No es la primera vez que Lima y Santiago se enfrentan por denuncias de espionaje. En 2009, un suboficial de la Fuerza Aérea de Perú fue acusado de vender información clasificada a Chile y en 2010 fue sentenciado a 35 años de prisión.