14 de mayo de 2012

Chile.- La senadora Allende dice que la convivencia requiere que víctima y victimario recuperen una base ética común

BILBAO, 14 May. (EUROPA PRESS) -

La senadora de chilena Isabel Allende ha afirmado que la convivencia requiere que víctima y victimario recuperen una base ética común, en la medida en que ambos compartan ciertos valores.

Allende ha participado este lunes en el Congreso Memoria y Convivencia, que se celebra esta semana en Bilbao, organizado por el Gobierno vasco, donde ha defendido que "más que el tema del perdón, es el encuentro sobre la base de ciertos valores compartidos. Unos y otros tienen que aprender".

"En nuestro caso (golpe militar en Chile), significa que nunca más puede haber terrorismo de Estado, que es distinto que el terrorismo de una banda. Nunca más terrorismo de Estado para hacer una política del Estado para hacer desaparecer a la oposición y se legitime cualquier acción, como hemos visto en las dictaduras de América Latina, en las que todavía casi 40 años después tenemos familiares buscando a detenidos desaparecidos", ha indicado.

Para la hija del que fuera presidente de Chile, Salvador Allende, la capacidad del reencuentro es sobre la base de una ética común que signifique: "nunca más, por grave que sea una crisis política, al uso de la fuerza que rompa la democracia. Nunca más quienes están en la política puedan sentir que la solución sea la ruptura democrática".

Según ha indicado, de lo que se trata en una transición es que te permite llegar a una sociedad democrática, a una convivencia en un parlamento donde conviven sectores sociales plurales y diversos, entender la democracia con el límite de la acción política.

"Nunca más debe haber una justificación de una banda armada o intentar justificar sus acciones por objetivos políticos, causando la muerte, etc. Eso es inaceptable. Se tienen que respetar los valores democráticos", ha destacado.

En cuando al relato de la verdad de lo ocurrido en un conflicto, Allende ha reconocido que "cuesta mucho al inicio llegar a la verdad, que se conozca lo que pasó, y luego que haya justicia".

En el caso de Chile, ha recordado que se obstruyó a la justicia. "Estábamos iniciando una transición, con un gobierno democrático con bastante fragilidad, y hubo que hacer concesiones y no pocas, que son necesarias para poder devolverle a la sociedad lo que necesitaba, tribunales de justicia, parlamento, tener verdad, justicia y generar el espacio para poder ir creando comisiones de la verdad, lo que había ocurrido en los campos de detención, identificaciones (de desaparecidos), etc".

En este sentido, ha aseverado que "convivencia democrática sí, convivencia en valores de justicia sí, libertad sí, convivencia con la impunidad no, absolutamente no", para dudar de que las heridas estén cerradas en su país, "mientras haya familiares buscando a sus desaparecidos".

Tras señalar que hay que acercarse lo más posible a la justicia total, ha manifestado que las tentación del camino extremo, "de tomar la justicia por mi mano, es lo más ajeno a hacer justicia". Por ello, ha instado a "cultivar" a las nuevas generaciones, ya que "la mejor herencia es el compromiso total de decir 'nunca más un golpe de Estado como el que ocurrió, con mas de cien mil torturados, 3.000 muertos, etc".