28 de enero de 2011

Chile.- Un testigo de la muerte de Salvador Allende afirma que el ex mandatario se suicidó con un fusil

SANTIAGO, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Patricio Guijón, médico testigo de la muerte del ex presidente Salvador Allende, ha asegurado este viernes que el ex líder chileno se suicidó con un fusil de asalto AK-47 en el palacio de Gobierno durante el golpe de Estado del general Augusto Pinochet, el 11 de septiembre de 1973.

Allende "estaba sentado en un sillón que estaba apoyado en la pared que mira hacia la calle, había un ventanal grande y estaba con la metralleta entre las manos y vi la explosión del cráneo", ha explicado Guijón en declaraciones a Radio Cooperativa.

Según el médico, el ex mandatario tenía el arma "entre las piernas y apoyada contra el mentón" cuando de repente vio "volar la cabeza, los huesos y masa encefálica", por lo que deduce que se trató de un hecho "autoinferido", pues cree que es "muy difícil que le hayan disparado desde afuera".

La circunstancias sobre el fallecimiento de Allende han vuelto a despertar polémica después de que la justicia chilena ordenara investigar por primera vez su muerte.

Una autopsia determinó que se suicidó dentro del palacio de gobierno en Santiago, pero varios sectores políticos rechazan esta tesis alegando que su fallecimiento pudo haber sido resultado de acciones militares.

La investigación ha sido ordenada después de que la fiscal judicial Beatriz Pedrals presentara 726 querellas por casos de violación de los Derechos Humanos registrados durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), entre ellos, la muerte de Allende.

Guijón ha recordado que se encontraba fuera del Salón Independencia del Palacio de La Moneda --sede del Ejecutivo chileno-- cuando vio a Allende "como si hubiera estado sentado y pega un golpe hacia arriba con un balazo, aunque no puedo decir balazo, porque la balacera (tiroteo) estaba afuera" del edificio.

El ex tanatólogo del Servicio Médico Legal Luis Ravanal ha criticado la versión del médico porque está basada en "supuestos" que dejan "abierta la interrogante de la dinámica del disparo" y la procedencia de la bala que dio muerte a Allende.

"Desde el punto de vista científico no existe confirmación y si hubiese sido el disparo único el AK-47, que se dice que estaba entre las piernas, no hubiera dejado un orificio redondeado de salida", ha destacado el especialista citado por Radio Cooperativa.

Según Ravanal, "ese orificio redondeado de salida, balísticamente no es concordante con un disparo con una metralleta como la que se está describiendo".