19 de julio de 2006

Chile.- Un viejo cuartel de la Policía secreta, nuevo museo Salvador Allende

SANTIAGO, 19 Jul. (EP/AP) -

Las paredes de un viejo cuartel y centro de espionaje de la policía secreta del general Augusto Pinochet cobijan ahora centenares de obras donadas por sus creadores al flamante Museo de la Solidaridad Salvador Allende (MSSA).

Allí se podrán ver obras de los estadounidenses Frank Stella, pintor; Alexander Calder, escultor; del chileno Roberto Matta y de los españoles Joan Miró y Antoni Tapiès.

"Es una paradoja que esta (nueva sede) haya servido durante la dictadura como una central de información de los servicios represivos", dijo en la inauguración el director del museo, el pintor español nacionalizado chileno José Balmes.

La casona de dos pisos y un altillo fue restaurada y en las paredes blancas lucían 150 obras de artistas de todo el mundo. También se podía observar, a través de una ventana que da al exterior, restos de una sala de escucha que los servicios secretos de la dictadura mantenían en el sótano.

A la inauguración asistieron la presidenta Michelle Bachelet, el ex presidente Ricardo Lagos, autoridades y diplomáticos. También asistieron seis obreros que trabajaron en la restauración del edificio y que fueron premiados con una medalla por su labor.

El museo de la Solidaridad Salvador Allende (MSSA) nació en 1971 como un homenaje solidario de artistas progresistas del mundo con el entonces presidente chileno.

Tras el golpe militar de septiembre de 1973, la mayoría de las 400 obras donadas al MSSA fueron a dar a un oscuro sótano del Museo de Arte Contemporáneo, donde permanecieron hasta el retorno de la democracia, en 1990.