14 de julio de 2009

China amplía investigación mineral hierro; Australia pide prisa

Por Lucy Hornby

PEKIN (Reuters/EP) - Las investigaciones de China sobre presuntas filtraciones de secretos estatales a la minera Rio Tinto han puesto en cuestión a ejecutivos de varias acerías, afirmaron el martes ejecutivos de empresas siderúrgicas y medios chinos.

Por su parte, desde Canberra, funcionarios australianos dijeron que aún esperan información sobre el arresto de un ejecutivo australiano de Rio acusado de espionaje, en un caso que ha ensombrecido el gran comercio bilateral, que movió 53.000 millones de dólares el año pasado.

La investigación ahora apunta a algunas de las mayores acerías de China, miembros influyentes de la Asociación del Hierro y el Acero de China (CISA, por su sigla en inglés), que representa a la industria nacional en las negociaciones anuales con las mineras de hierro.

Eso podría incrementar las tensiones entre CISA y las acerías, muchas de las cuales están impacientes con la asociación porque hasta ahora no ha conseguido acordar los nuevos precios del mineral de hierro para el 2009 con las mineras Rio, BHP Billiton y la brasileña Vale.

La Agencia de Seguridad Estatal de Shanghái detuvo a principios de este mes a Stern Hu, el jefe de ventas de mineral de hierro de Rio en esa ciudad, y a tres de sus colegas chinos, acusándolos de "espiar y robar" secretos estatales.

Rio, la segunda mayor minera de hierro del mundo, ha dicho poco sobre el caso.

"Funcionarios australianos seguirán presionando a las autoridades chinas para conseguir más detalles sobre las razones que llevaron al arresto de Hu y reiteran la opinión de Australia de que este caso debe ser manejado de manera expedita", dijo Wayne Swan, jefe del Tesoro en Canberra.

La investigación ha dejado a las conversaciones por el mineral de hierro en el limbo y podría generar un quiebre entre las acerías que quieren acordar un precio a plazo, para asegurar una provisión normal, y CISA, que quiere centralizar el control sobre una industria fragmentada e intensamente competitiva.

La incertidumbre sobre qué información debería ser considerada ahora "secreta" también ha puesto nerviosa a la industria y a los inversionistas extranjeros.

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que Pekín no intentaba dificultarle la vida a las empresas extranjeras, que han llegado en masa a China durante la última década para participar del rápido crecimiento que ha transformado al país en la tercera economía del mundo.

"El Gobierno chino protege los derechos legales de las firmas extranjeras, de acuerdo a la ley", dijo el portavoz Qin Gang.

"Al mismo tiempo, las compañías extranjeras tienen la responsabilidad y obligación de respetar las leyes y normas chinas", recalcó.

Qin señaló que un reporte de medios que dijo que el presidente chino Hu Jintao había autorizado las detenciones "no se correspondía con los hechos".

SECRETOS

Las investigaciones han tocado a la gran firma Baosteel Group, así como a Anshan Iron y Steel Group (Angang), a su socio Benxi Iron and Steel Group, a Laiwu Iron and Steel Group y a Jinan Iron and Steel Group, reportó el diario China Daily.

Los presuntos secretos se relacionan con la postura de negociación de CISA así como con información comercial sensible, como los planes de producción de acero, los niveles de reservas de mineral de hierro y datos de importaciones.

"Este es un caso que involucra a compañías extranjeras y no es un asunto menor", dijo el secretario general de CISA, Shan Shanghua, al periódico 21st Century Business Herald.

Por su parte, CISA y el Ministerio de Comercio están revisando las licencias de importación de mineral de hierro para identificar a los importadores especuladores y probablemente darán de baja unas 20 licencias, la mayoría pertenecientes a empresas de intermediación.