26 de noviembre de 2019

China.- EEUU reclama a China que "ponga fin a sus políticas draconianas" contra las minorías en Xinjiang

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos ha reclamado este martes a China que "ponga fin a sus políticas draconianas" contra las minorías étnicas y religiosas en Xinjiang, a raíz de la publicación de los 'Papeles de Xinjiang'.

El secretario de Estado del país norteamericano, Mike Pompeo, ha resaltado que estos documentos "detallan la brutal detención y represión sistemática de los uigures y otras minorías en Xinjiang".

"Estos documentos son consistentes con un aplastante conjunto de pruebas de que el Partido Comunista Chino (PCCh) ha cometido abusos y detenciones masivas", ha dicho, antes de solicitar la "liberación inmediata de todos los detenidos de forma arbitraria".

En este sentido, ha recalcado que estas políticas chinas en la región "han aterrorizado a sus propios ciudadanos en Xinjiang" y ha agregado que la comunidad cristiana "también ha caído bajo la mano dura de la represión".

Pompeo ha manifestado además que los 'Papeles de Xinjiang' "confirman" lo que Estados Unidos "ha estado diciendo desde hace un tiempo sobre los significativos abusos de los Derechos Humanos" en esta región.

"No es aleatorio. Es intencional y está en marcha", ha reiterado, antes de destacar que "es momento de que muchos más países del mundo reconozcan lo que está pasando y trabajen con Estados Unidos para crear espacio y mejorar las condiciones de los Derechos Humanos para la población de Xinjiang".

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación publicó el domingo una serie de documentos que, según indicaron, pertenecen al Partido Comunista de China y que contienen detalles sobre las instrucciones para gestionar los campamentos de detención masivos donde tendrían retenidos a los uigures en el norte de China.

El Gobierno de Pekín reconoce la existencia de estos centros pero sostiene que no son lugares de detención sino de "reeducación" para combatir el extremismo y que el ingreso en ellos es voluntario.

Los documentos filtrados, que cuestionan seriamente la postura oficial de Pekín, incluyen las instrucciones del vicesecretario general del PCCh en Xinjiang, Zhu Hailun, entre ellas, que "nunca" se permita escapar a nadie, aumentar la disciplina y los castigos, promover la confesión y el arrepentimiento y promover la "verdadera transformación".

Expertos de Naciones Unidas y activistas denunciaron hace un año que al menos un millón de uigures y miembros de otras minorías étnicas o religiosas habían sido recluidos en centros clandestinos de Xinjiang. Se cree que un millón de personas, en su mayoría uigures, han sido detenidos sin juicio.

La Unión Europea ha expresado esta semana su rechazo a la existencia de estos campos de concentración en China para las minorías y ha instado a Pekín a respetar los Derechos Humanos de los uigures y los tibetanos.

El Gobierno chino siempre ha negado las acusaciones de abusos contra la población uigur en Xinjiang y ha atribuido a la propaganda contra el régimen las críticas que han ido saliendo periódicamente a la luz en estos últimos años. Pekín ha esgrimido también las supuestas amenazas de islamistas y separatistas en Xinjiang para justificar sus medidas.