30 de agosto de 2019

China.- El Gobierno de Hong Kong aumenta la presión contra las protestas con la detención de seis destacados activistas

Los opositores acusan a Pekín de emprender una campaña de "terror blanco" similar a la usada contra los disidentes de Taiwán hace 60 años

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

El movimiento opositor de Hong Kong ha denunciado que las autoridades del territorio acaba de dar, en las últimas horas, un paso más en su política de represión contra las protestas que llevan sacudiendo el territorio desde hace tres meses al detener al menos a seis destacados activistas implicados en movimientos prodemocráticos desde 2014.

Tras las detenciones, los organizadores del Frente Civil para los Derechos Humanos han anunciado la cancelación de la manifestación programada este fin de semana en Hong Kong, que tampoco contó con la aprobación policial. Bonnie Leung, co-coordinadora del grupo, ha señalado que había perdido una apelación este viernes y que le preocupaba que continuar con la manifestación pudiera poner en peligro a los manifestantes.

Entre los detenidos destacan principalmente Joshua Wong y Agnes Chow, ambos por "participar en una reunión ilegal" al rodear una comisaría de Policía durante las protestas. Ambos han sido puestos en libertad bajo fianza horas después.

Junto a ellos han sido detenidos de manera provisional la líder estudiantil Althea Suen, el concejal opositor Rick Hui y el abogado Cheng Chung Tai, según han podido informar desde sus respectivas páginas de Facebook antes de pasar a disposición policial.

A estas cinco detenciones hay que añadir la del también activista Andy Chan, detenido el jueves por la noche. Chan, junto a Wong y Chow, fueron figuras claves durante las protestas prodemocráticas de 2014, emprendidas por el movimiento Occupy.

"TERROR BLANCO"

Wong y Chow aseguran que no están implicados en esta nueva ola de manifestaciones en Hong Kong, que describen como un movimiento "sin cabecillas". En realidad, ambos figuran como fundadores de un movimiento llamado Demosisto, a favor de la autodeterminación del territorio.

Demosisto ha emitido un duro comunicado de condena contra las detenciones de sus líderes. "La Policía ha creado un efecto estremecedor, de 'terror blanco'", asegura el grupo, en referencia al brutal periodo de represión llevada a cabo en 1947 por el entonces Partido Nacionalista Chino contra disidentes políticos en Taiwán.

"No tienen ni idea de lo furiosos que estamos", ha añadido la formación en un comunicado recogido por el 'South China Morning Post', y con cuyo contenido coincide plenamente el también activista Kong Tsung Gan.

"Esto es un esfuerzo coordinado entre el Partido Comunista Chino y el Gobierno y la Policía de Hong Kong para intimidar a la gente antes de que comiencen unos días cruciales para el territorio", ha aseverado a DPA.

EL ESTADO DE EMERGENCIA, CADA VEZ MÁS CERCA

Las protestas son ya las más largas que han ocurrido en Hong Kong desde que el Gobierno británico devolviera el territorio a China en 1997 con ciertas garantías de independencia, sobre todo en el ámbito judicial.

Los manifestantes entienden que las autoridades de Hong Kong violaron esta autonomía al declarar un proyecto de ley de extradición a China que vulneraba los derechos de los detenidos.

El proyecto de ley está ahora suspendido, pero no oficialmente eliminado, y la respuesta de las autoridades del territorio no han hecho sino demostrar, en opinión de los críticos, su completa sumisión a los dictados de Pekín.

De hecho, la jefa de Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, se enfrenta en los próximos días a una decisión crucial: la declaración de un estado de emergencia en el territorio, que conferiría a la administración poderes absolutos para realizar arrestos, censurar a los medios y enmendar o suspender cualquier ley vigente.

El Gobierno todavía no ha hecho comentarios al respecto pero fuentes del 'South China Morning Post' apuntan que no se descarta iniciar el procedimiento cuando el Parlamento reanude sesión a mediados de octubre.

De hecho, y dada la complejidad del procedimiento, el Gobierno de Hong Kong podría incluso imponer una llamada "legislación en negativo", esto es, declarar inmediatamente el estado de emergencia hasta que los diputados lo anulen.