25 de noviembre de 2019

China.- La Policía aboga por una resolución pacífica del cerco a la Politécnica de Hong Kong

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un mando de la Policía hongkonesa, el comandante Ho Yun Sing, ha defendido este lunes una resolución mediada y pacífica para las decenas de manifestantes que se encuentran aún cercados en el campus de la Universidad Politécnica de Hong Kong desde hace ocho días.

Ho, comandante de la Policía en el distrito de Yau Tsim, ha explicado en declaraciones a la televisión pública hongkonesa RTHK que creen que aún quedan decenas de personas dentro de la universidad, aunque por el momento ha descartado un enfrentamiento violento y que pueda haber detenciones.

Por el contrario, ha anunciado que entrarán en el campus acompañados por mediadores independientes y sanitarios para pedir a quienes se encuentran aún dentro que accedan a salir. "La prioridad es garantizar su salud y se les dará asistencia médica si fuera necesario", ha explicado. La investigación de posibles delitos vendrá más adelante, ha indicado.

Hasta ahora la Policía había detenido a cualquier manifestante que lograban localizar, por lo que supone una suavización de la postura oficial del cuerpo coincidiendo con la clara victoria de los candidatos prodemocráticos en las elecciones locales de este domingo.

Este mismo lunes efectivos antidisturbios han impedido a cientos de manifestantes que pedían el fin del asedio acceder al campus de la Politécnica. Decenas de nuevos concejales de distrito electos el domingo se han concentrado en el Jardín del Centenario para anunciar que su primera prioridad será el fin del asedio policial al campus.

Unos 500 manifestantes quedaron atrapados en un cerco policial sobre la Politécnica el pasado domingo. Desde entonces la mayoría ha salido del recinto y han sido identificados y detenidos todos los mayores de 18 años y el campus se ha convertido en una zona fantasma.

DERROTA DE LOS CANDIDATOS AFINES A PEKÍN

Mientras, los dirigentes de la Alianza Democrática para la Mejora y el Progreso de Hong Kong (DAB), afín a Pekín, han pedido perdón por los resultados electorales y la presidenta de la formación, Starry Lee, ha anunciado que ha presentado su dimisión.

La propia Lee ha explicado que el Comité Central del partido ha rechazado su dimisión y otro dirigente del partido, Horace Cheung, ha subrayado que estos resultados no son culpa de Lee, sino de un fracaso colectivo de la DAB, informa RTHK. De los 181 candidatos presentados solo 21 han logrado la elección.

Lee ha sido elegida por un escaso margen tras derrotar al candidato unitario de la oposición, Leung Kwok Hung, mientras que Cheung y otros pesos pesados del partido como Holden Chow, Vincent Cheng o Edward Lau no ha revalidado su cargo.

El DAB ha denunciado las dificultades en la campaña electoral tales como los ataques contra las sedes de su partido y contra voluntarios implicados con la formación durante las protestas contra el Gobierno hongkonés.

Mientras, los medios oficiales chinos han informado de que se han celebrado las elecciones locales hongkonesas, pero no de sus resultado. Así, la agencia de noticias Xinhua señala que se han disputado 452 cargos en estos comicios y que "todos ellos se han decidido", pero no da datos sobre la clara derrota de los candidatos afines a Pekín.

ESTALLIDO DE LA CRISIS

Las protestas en Hong Kong estallaron el pasado mes de junio contra un polémico proyecto de ley de extradición a la China continental. La líder hongkonesa, Carrie Lam, acabó retirando definitivamente el proyecto de ley pero las manifestaciones han continuado con demandas mayores, incluido el sufragio universal.

La violencia en Hong Kong se ha convertido así en el mayor desafío para el presidente chino, Xi Jinping, que llegó al poder en 2012 e insiste en que el Gobierno local podrá resolver la crisis.

Los manifestantes, enfadados por lo que consideran una injerencia del Gobierno chino en la antigua colonia británica, han defendido que están respondiendo al excesivo uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad. Pekín, por su parte, ha rechazado cualquier tipo de intervención en los asuntos de Hong Kong y ha culpado de la situación a la influencia de terceros países.